“Aporofobia, el rechazo al pobre”. Adela Cortina [BIBLIOTECA EDUSO]...

“Las realidades sociales necesitan nombres que nos permitan reconocerlas para saber su existencia (…) Si permanecen en la bruma del anonimato, pueden actuar con la fuerza de una ideología, entendida en un sentido de la palabra cercano al que Marx le dio: como una visión deformada y deformante de la realidad, que destilan la clase dominante o los grupos dominantes en ese tiempo y contexto para seguir manteniendo su dominación”. “Resulta urgente poner nombre al rechazo al pobre, al desamparado, porque esa actitud tiene una fuerza en la vida social que es aún mayor precisamente porque actúa desde el anonimato. Justamente porque su realidad incontestable no tiene una existencia reconocida, no se la puede desactivar”. Y Adela Cortina se empeñó en ello. Se afanó en desactivar dicha realidad o, al menos, sentar una base semántica a través de la cual identificar la existencia del odio al pobre. Y engendró el término Aporofobia, concepto que da título que a la obra hoy traemos a nuestra biblioteca Eduso y nombre que, finalmente, se incluyó en la RAE y que fue elegida palabra del año en 2017. Con todo, una aproximación a definir de forma sencilla y directa el término Aporofobia consistiría en lo que ya hemos mencionado, esto es, el rechazo al pobre. Una fobia que se distingue bien de otras primas hermanas, como por ejemplo la xenofobia, pese a que a menudo se les puede confundir. En ese sentido, Cortina distingue extranjeros aceptados con los brazos abiertos (turistas, deportistas de élite, magnates foráneos) y aquellos que no lo son (todos los migrantes que cruzan el estrecho, aquellos que se embarcan al Mediterráneo tratando de llegar a las costas occidentales en busca de un futuro mejor, etc…) Pero, más allá de entenderlo en contraposición a otros conceptos, la verdadera miga del libro “Aporofobia, el rechazo al pobre” (Paidós, 2017), en mi opinión, se fundamenta en analizar el concepto y el fenómeno en base a la realidad social circundante, a la historia, a los elementos incluso biológicos y, sobre todo, en acabar proponiendo medidas con las que acabar con esta aporofobia. De este modo, Cortina, en las casi doscientas páginas que componen su obra, analiza los delitos de odio al pobre (recordándonos algo que no debemos olvidar y que, a veces, ingenuamente, lo hacemos: “El odio existe (…) Es preciso superar el ‘buenismo’ y aceptar la existencia del odio. (…) La clave del odio reside en quien odia, no en el colectivo objeto del odio. (…) Quien lleva incorporada una fobia siempre la justifica culpando al colectivo al que desprecia, lo cual no deja de ser una coartada”) Para superar esos delitos de odio, entiende la filósofa valenciana, se tiene que construir la igualdad desde la educación (formal e informal), desde las instituciones políticas y económicas y también, llegado el caso, recurriendo al derecho, no sólo en su faceta punitiva (que también) sino porque tiene una función comunicadora. Asimismo, esta construcción se tiene que complementar con la sociedad civil, quien tiene que ser uno de los principales agentes instigadores que demanden la reducción de las desigualdades y el cultivo del sentimiento de igual dignidad. Cortina también nos recuerda que, pese a que la pobreza no es un rasgo de identidad de las personas, es decir, existen causas naturales y sociales que provocan la pobreza, en la vida cotidiana, normalmente, tomamos una posición a favor de los mejor situados. “En la sociedad contractualista y cooperativa del intercambio se excluye al radicalmente extraño, al que no entra en el juego del intercambio, porque no parece que pueda ofrecer ningún beneficio como retorno. Parece que tenerle en cuenta implique perder capacidad adaptativa biológica y socialmente. Este es el caldo de cultivo, biológico y social, de la aporofobia”. Afortunadamente, el ser humano se adapta y va aprendiendo y es aquí donde aparece el papel de la educación como elemento clave que nos permita adquirir conciencia y...

IMAGO: Una mirada apreciativa a la educación social...

Nuestro compañero y amigo, Iñigo Martinez de Mandojana (Asociación educativa Dando Vueltas – Biraka), tiene a bien ofrecernos unos pequeños párrafos de reflexión despues de la presentación del proyecto en Vitoria-Gasteiz el pasado Jueves 07 de Junio, lo que le ha sugerido y hecho sentir este viaje fotográfico que significa IMAGO a través de la educación social y los protagonistas que lo conforman. Pasen y vean…o mejor aún, dejense llevar por la Imago-nación. Son varixs lxs que me han preguntado por el libro “IMAGO” y su extrañeza como fotolibro en una profesión donde lo normal es contar y relatar con palabras, informes, documentos y demás. Y tengo que reconocer que se me hace harto complejo darles una valoración o trasladarles algo a nivel narrativo sobre qué es IMAGO. Hoy escribo algo diametralmente diferente a lo que hubiera escrito hace una semana antes de escuchar a David y a Asier, con lo que una vez más me aventuro a escribir sin tener ni la certidumbre ni la seguridad de que lo que estoy escribiendo sea algo que pretendían los autores. IMAGO para mí es una foto a nuestro mundo interior. Es un fotolibro que retrata nuestra historia de vida personal y profesional, donde en cada página se despiertan un montón de sensaciones, emociones, episodios que algunxs hemos vividos en primera persona del singular. No son lxs mismxs actores/actrices, ni los mismo escenarios, ni la misma época, pero huelen igual, saben igual, se sienten igual. IMAGO es un Delorian. Un objeto transaccional que nos lleva a nuestra experiencia más interna de cuando cuidamos, contuvimos, miramos, sufrimos, nos emocionamos, escuchamos, nos enrabietamos, y con la que conectamos a través de esa historia fotográfica. A veces a toda página, a veces a dos, enmarcada de blanco, a veces...

Esta vez sí o sí

Tuvieron que pasar veintisiete años para que se produjera el reencuentro. Para ser sinceros, cinco años atrás tuve la oportunidad de abordarlo en la calle Bidebarri, a la altura de una tapicería que se cerraba por jubilación. En aquel instante dudé por un momento, inseguro de sí lo conocía o no… bueno, si he de ser honesto, reuniendo el valor necesario para vivir un reencuentro imaginado con anterioridad, y que me producía temor y ansiedad, tal cual como me sucedía en el momento en el que subía el telón del teatro Gurea. Yo iba hacía mí casa acompañando a mi ama cuesta abajo y él pasó a mí lado con paso tembloroso y ligeramente encorvado por el peso de los años y de sus vivencias. La agitación que se despertó en aquel instante, me duró unos diez minutos. Mientras tanto, hablaba sin saber muy bien de qué. Mi mente se quedó anudada a ese momento, a esa oportunidad perdida. Me avergonzaba de no haberme atrevido a decirle cuán importante había sido para mí su persona. 31 de mayo de 2018, presentación de IMAGO…Después de compartir tarima y escenario en la puesta de largo del último proyecto de Educablog y David de Haro, después de soltar los nervios de enfrentarme una vez más al público… después de saludar y atender a amigos y conocidos… le vi. A tan sólo unos pasos de mí, allí estaba… tal y como lo recordaba cinco años atrás, canoso y huesudo, pero a la vez siendo el mismo profesor de teatro de treinta y tantos años que me ayudó a vencer la timidez. Da la casualidad de que en la presentación de IMAGO estuve hablando de mi reflexión personal sobre el acompañamiento en la educación social. “Quién acompaña puede necesitar en un futuro de un acompañamiento y a la inversa, quien es acompañado puede convertirse en acompañante” En cierto modo, en aquellas clases de teatro me sentí acompañado en ese camino hacia la superación de mis inseguridades, en esa obra inconclusa que es la vida. No fue el reencuentro imaginado, nunca lo es… el directo siempre es distinto a los ensayos, pero tuve la suerte de vivirlo, de atreverme… esta vez sí o sí pensé, y sin preludio me acerque y le dije, – ¿Eres tú…? Finalmente subió el telón de ante raído color granate, dejando tras de sí una nube de polvo que apenas atravesaban los haces de luz. La escena pareció así más realista, como cuando en el fragor de la batalla se enturbia la visión fruto de las partículas de pólvora, tierra y tejido humano. Los focos me cegaban, redoblaba mi corazón, el nudo en la garganta cedía, y ya sólo era capaz de distinguir el resplandor de las incandescentes esferas, como si una sábana de luz separará el escenario del patio de butacas. Ya no había marcha atrás. “Juegos de guerra” se llamaba la obra, y yo representaba a Sadam Husein. Ataviados con vestuario confeccionado con bolsas y materiales reciclados, manejando tanques de cartón y con el Guernica como telón de fondo, interpretamos la obra de trasfondo antibélico que siempre recordaría. Mientras escribo estas líneas, me doy cuenta de que no soy totalmente consciente de qué le dije hace un par de semanas. Tampoco recuerdo el final de aquel teatro. De hecho, aún no ha se ha echado el telón… ¡Gracias...

Y, ¿CÓMO SE FOTOGRAFÍA EL VÍNCULO?...

El mismo día de mayo que a mí me toco “predicar” en la nueva Facultad de Educación de Bilbao (UPV-EHU) sobre los “profesionales inútiles” (en el 20 aniversario de la puesta en marcha de la Educación Social), Asier me regaló “Imago”. Coincidencias de la vida, yo hablé de las miradas y este pequeño libro también habla de ellas, aunque son miradas que sirven para enfocar una cámara, recogidas en retinas digitales. El libro y yo, creo que defendemos como esencia de la profesión el saber mirar. En la conferencia insistí en que la educación social se definía por una “forma singular de estar, mirar y atender”. Ni en la práctica profesional ni en la cámara que registra vidas, caben las etiquetas, los indicadores de riesgo ni la beneficencia que pixela colores para crear buenas impresiones. Imago nos recuerda que, con cámara o sin ella, siempre somos espejo. La mirada de nuestros ojos o la foto que devuelven al otro la dignidad de una persona que existe, que no se diluye en el paisaje, que es vista como persona. La mayoría de las veces no hace falta que hablemos. Miramos receptivos e interesados por saber de otras vidas. Al mirar vemos y retratamos retazos de historia con argumentos, damos existencia a sus relatos. Miradas y fotos intentan decir a la otra persona “tu me importas”. Como cualquier foto de una persona querida colgada en la habitación, vamos acompañando recorridos, tiempos y etapas. Estamos allí y a ratos, cuentan con nuestra ayuda. Nuestro expediente se compone de imágenes y no de informes, tratando de imaginar la cara que pondrá la persona o el grupo cuando sugerimos un itinerario, una propuesta de cambio, una ilusión vital diferente. Como las cámaras automáticas, no podemos dejar de obligarnos a...

EducaBlog plantea un imaginario gráfico de la Educación Social a través de IMAGO...

“Acompañamos vidas mientras vivimos y en ese encuentro es imposible diferenciar quien sabe de quien no”. La cita, del Educador Social Asier Gallastegi, abre IMAGO, nuevo proyecto editorial de la plataforma EducaBlog (www.educablog.es) que verá la luz el próximo 31 de mayo y que, como en iniciativas anteriores, pretende acercar el mundo de la Educación Social a la ciudadanía. En esta ocasión el formato elegido para tal cometido es un fotolibro de 56 páginas que recoge una colección de instantáneas realizadas por el fotógrafo David de Haro (Barakaldo, 1976) en las que aparecen reflejados tanto profesionales de la intervención social, como las personas objeto de dicha práctica, así como momentos, lugares y escenas que cartografían esta actividad. Para el desarrollo de esta obra, se ha contado con la colaboración de un importante número de entidades que han abierto sus puertas al fotógrafo para indagar, a través de su cámara, las relaciones educativas entre ambas partes y para suscitar la reflexión y el debate en torno a la universalidad de esta práctica, proponiendo, además, un juego visual mediante el que el lector toma parte activa de cara a identificar(se) a los diferentes agentes implicados y a profundizar en las diferentes historias que las imágenes seleccionadas presentan. Así, la colección de fotografías que componen IMAGO plantea un recorrido poético y onírico, de gran emotividad, que invita al espectador a implicarse para tratar de extraer sus propias interpretaciones al respecto de las vidas de sus protagonistas (Educadores y Educandos), en los diferentes ámbitos en los que la profesión del Educador Social está presente. Las fotografías se complementan, en la parte final del libro, con ocho páginas en las que tanto los responsables de EducaBlog como el resto de profesionales participantes en IMAGO contextualizan la obra a partir...

SI LAS MUJERES ENTENDIERAN….por Jess Brown...

Se asomaba recientemente, en este universo mágico de internet y las RRSS en ocasiones selva mediática, un texto curioso de la escritora Jess Brown, donde disertaba desde su posición como mujer, en relación a cierta intimidad genérica de los hombres. Como todo texto que circula por la Red, fue tan apaludido como vilipendiado, por lo que Educablog se puso a gestionar, una posible (y hoy real) colaboración de una educadora social, la estimable Malu Bizcocho Antunez, para que nos analizase critícamente y desde la perspectiva de género, dicho relato. Aqui les dejo con el certero, rudo y en ocasionees clarividente, texto de la compañera Malu. Espero que lo disfruten. Si las mujeres entendieran – Análisis desde la perspectiva de género Como suele decirse popularmente: “no te preocupes, ocúpate”. Siempre me gustó ese dicho porque transmite algo que si entendiéramos realmente, sería maravilloso y muy útil para nuestras relaciones interpersonales y de las personas consigo mismas. Si lo entendiéramos realmente, tomaríamos la responsabilidad individual y viviríamos desde ella, sabiendo distinguirla de la “culpa”, concepto ancestral, ligado a las religiones, y enraizado en nosotras y nosotros hasta la médula. Este artículo no me ha sonado a responsabilidad individual, me ha sonado a culpa. Además, a una culpa combinada con sus eternas acompañantes favoritas: las mujeres. Para comprender este análisis de texto es imprescindible estar en disposición de plantearnos lo que creíamos inamovible de nuestros ideales, y estar en disposición de sentir al Feminismo como un movimiento digno de enseñarnos muchas cosas. Asimismo, para hacer más comprensible este análisis, señalaremos los elementos que se contraponen a la Igualdad encontrados en este texto de Jess Browne, y luego parafrasearemos y justificaremos los porqués. – En primer lugar, observamos que el carácter del texto es hetero-normativo, y que está...

Socializando las pérdidas...

A nadie escapa, que en los últimos dos meses, tanto a nivel estatal pero en Bizkaia especialmente, han acaecido distintos incidentes de carácter gravísimo, con el nexo de unión de juventud y parte de infancia, entre sus protagonistas. Aunque a decir verdad, en realidad si se le ha escapado a alguien. A un alguien tan representativo como sus cargos debieran indicar. Siempre hay personas, principalmente aquellas que forman parte directiva de las pertinentes administraciones intervinientes, que ni siquiera se han atrevido a dar el perfil. Que un representante de la ciudadanía, en los distintos estratos administrativos en los que concurran, se niegue a salir a informar y analizar lo que acontece en su villa, provincia o comunidad autónoma ante la opinión pública, merece cuanto menos una valoración de irresponsabilidad en toda regla. Es de justica subrayar la honrosa excepción de Dña. Mónica Arias, Fiscal Delegada de Menores; nos convenciesen o no posteriormente en mayor o menor medida sus explicaciones aportadas. Bravo. Ese posicionamiento avestrucil, impregna como no podía ser de otra manera, de cierta dejadez institucional y una manifiesta y posible reducción de daños políticos colaterales. Recuerden aquello de “no remover …” o aquella otra “recomendación” de un representante zamorano a un equipo socio-educativo: “Aquí no estamos para dar titulares. Estamos para evitarlos”. No le sorprenderá a nadie del ámbito social, que una vez transcurridos los hechos tan penosos y enormemente graves provocados por personas con minoría de edad legal (más que suficiente para responsabilizarse penalmente de sus actos), las distintas maquinarias gubernamentales conectadas con el ámbito de la Infancia y Juventud, principalmente circunscrita al entorno de la dificultad social, se han puesto a trabajar. A partir de, aunque se nos llene la boca hablando de la prevención. Las mismas maquinarias autocomplacientes, que meses...

Ya que me lo preguntas, querido… Conato de respuesta sobre la violencia protagonizada por menores...

Pues ya que me lo preguntas, querido pariente… ya que me lo preguntas, querida amiga… pues algo tendré que deciros, sí. Inquirís alarmadas por los últimos episodios violentos en los que han estado implicados menores de edad en nuestro entorno. Unos sucesos trágicos, impactantes. Y me preguntáis, por wathsapp, tomando un café, a ver qué está pasando, que a ver qué opino, si es normal esto, si se nos ha ido de las manos, que a ver qué hacemos con los angelitos (sic) a los que atendemos… etcétera. Y me lo preguntáis también, claro, ante los cientos de páginas, ante los numerosos artículos, frente a las numerosas conversaciones en la cafetería o en la pescadería… entiendo que lo hacéis buscando encontrar algo de claridad ante tanta maraña de opiniones… entendéis, supongo, que por el hecho de trabajar diariamente con chavales y chavalas, puedo aportar esa claridad que demandáis, que podré dar respuesta a la necesidad de explicar lo inexplicable… pero, ¿sabéis qué? Las respuestas no son fáciles, queridos. Siento informaros que, en estos casos (como en muchísimos otros), no hay varitas mágicas ni soluciones al alcance de la mano. Además, a pesar de ser expertos y expertas, también necesitamos digerir lo que está pasando. Leer, escuchar, hablar, tratar de entender. Pero bueno, ya que me lo preguntas, querida familiar, ya que me lo preguntas querido amigo… expondré una especie de vomitona que, con el paso de los días, he ido acumulando y que, espero, os pueda (y me pueda) servir… espero poder contestaros a algo de lo que nos planteáis en las siguientes líneas, aunque, como os decía, no os pueda dar grandes conclusiones o remedios y, además, quizá ni siquiera estéis de acuerdo con algunas de las cosas que leáis… Preguntáis, por ejemplo:...

REIMAGINANDO LA EDUCACIÓN...

Final de año con emociones encontradas, algunas lecturas pendientes y un compromiso ineludible por su relevancia y por que la apuesta lo merece. Reimaginando la educación (Paidós Educación, 2017) es uno de esos libros que cuando acabas de leer e intentas procesar reflexivamente todo el camino recorrido (anoten el término, el autor lo hace con enorme destreza y propósito), sigue revoloteándote por unos cuantos días, quizás semanas. Contradiciéndote. Desaprendiendo para volver a soñar. Acciones todas ellas, totalmente deliberadas y promovidas por Xavier Aragay, autor de este magnífico manual y almanaque pedagógico. 21 axiomas y retos para una escuela diferente, a través de una educación transformadora. De inicio nos topamos, como no podía ser de otra manera, con un profundo conocedor del ámbito educativo. Pero curiosamente llama la atención del manto literario con el que se cubre desde sus primeras claves reflexivas: ni mago, ni tecnócrata (aunque provenga de ella); sencillamente un dinamizador educativo. Su lenguaje, sus (intuidos) gestos y sus planteamientos, me retrotraen a un reciente encuentro con otro maestro, Cesar Bona: ¿un educador? No, un soñador. Un libro ágil, interactivo, muy 3.0. Habilidosamente hilvanado a través de la entrevista motivacional, el coaching incluso rezumando proyecciones desde el mindfulness, todo ello desde una mirada no dominante, provocadora. Cercano a nuevos procesos, como los de aprendizaje servicio (“tirar paredes para implicar a todos/as”) y pensamiento sistémico. Como buen revolucionario que se precie, defendiendo el cambio (anoten y hagán suyo este término, sin el cual no entenderán el libro), de abajo a arriba, buscando procesos de mayor horizontalidad y liquidez. Tejiéndose entre sus propios actores. No olvidemos, que aún hoy en pleno siglo XXI la escuela sigue siendo un lugar mejorablemente democrático. A saber: unos saben y enseñan y otros/as aprenden, reproductora del sistema, dificilmente combativa...

PROTOCOLOS: Una silenciosa máquina de abandono social. Parte II...

Andrea es una joven castellonense de 20 años, dispuesta a disfrutar de la vida y de su familia. Pronto se acercan las navidades y en esas fechas, pretende pasarlas con los suyos, en un entorno más cálido y cercano, alejada a ser posible del reciente tormento relacional que ha padecido. Es 13 de Diciembre y nuevamente, acaba de recibir amenazas y un intento de atropello por parte de su expareja, un joven de 22 con varios capítulos actuales y pasados de violencia machista. Decidida, se dirige a la comisaria de Policía más cercana y pone en conocimiento de las autoridades competentes, dichos sucesos. 10 días más tarde, Andrea yace empotrada en una gasolinera, al ser raptada por su asesino y expareja; y estrellar este deliberadamente su coche. La maté porque era mía, que diría la canción. Y es que en España, parte de nuestra literatura escrita tradicional y musical, sigue teniendo la bochornosa honra de estar en vigencia. La conciencia y cultura machista más rancia y abominable, como herencia de nuestro pasado más turbio y segregador. 10 días. Ese es el nuevo marco temporal de la vergüenza. Y en medio, hordas de datos y estadísticas para arrojar mas confusión y bochorno a la historiografía del suceso: en la actualidad el ratio de protección policial establecida para personas en situación de riesgo es de 1 Policía por cada 70 mujeres (por cada 20, en el mejor de los casos, según la CCAA), el incumplimiento de ordenes de alejamiento por parte de los maltratadores sigue estando en niveles desproporcionados, los Juzgados especializados en violencia de género han cumplido diez años desde su fundación y continúan con un excedente de expedientes bastante importante, trasladándonos de alguna manera a la fatídica ambivalencia Justica tardía, justicia baldía. Un policía,...

PROTOCOLOS: Una silenciosa máquina de abandono social. I...

Aurelia tiene 64 años y reside en un centro para personas mayores. Aquejada de unas dolencias, es trasladada en ambulancia al centro hospitalario de Úbeda (Jaén). Hasta allí es acompañada por una profesional de dicha residencia, quien realiza la gestión pertinente de entrada en el registro de Urgencias de dicho centro. 12 horas más tarde, Aurelia fallece: tumbada en una camilla de las Urgencias hospitalarias, sola, sin ser atendida, “ni localizada”. La triste noticia se asoma en estos días de felicidad artificiada, donde los reencuentros familiares y ejercicios de solidaridad composturado, van casi de la mano. Mientras los procedimientos judiciales deberán arrancar para dar respuesta a nuestra mecánica institucional, la reflexión moral y social necesaria, parece abocada a la afrenta exculpatoria, cuando no al escapismo más despreciable. No nos engañemos, desde el conductor de la ambulancia, hasta el personal residencial acompañante, la dirección de dicho centro, el personal administrativo sanitario de urgencias, pasando por el personal médico : celadores, auxiliares, enfermeros o médicas hasta los órganos rectores hospitalarios llegando incluso a los responsables políticos de Sanidad (autonómicos y estatales) , nadie absolutamente tendrá un llanto o motivo de autocrítica por la perdida de Aurelia. La más que (re)probable acción reflexiva recurrente, será la de definir cartográficamente en que eslabón de la cadena procedimental o protocolaria, tuvo lugar la fatídica disfunción por la cual Aurelia, permaneció sola y doliente en un centro sanitario durante medio dia. O como pérfida y castizamente relata nuestra literatura popular autóctona, puede sonarnos a aquello de entre todos la mataron y ella sola se murió. No es un caso aislado, por mucho que los procedimientos y protocolos que inundan nuestra geografía, hayan tenido a bien, solventar cientos o miles de problemáticas y casuísticas sociales o humanitarias. Son las formas, idiota....