Tags

Related Posts

Share This

Vomitona I

Imagen que simboliza la escuchaBueno, quedamos en que este blog también serviría para poder descargarse un poco de las movidas del curro, ¿no?

Vale, pues ahí va mi vomitona: llamo a uno de mis chavales para informarle sobre un asunto de mañana, un pequeñito trámite que no iba a llevar más de un minuto al teléfono.

En estas que su ama coge el aparato, se pone y me empieza a contar cómo se meten con su hijo otros adolescentes y que, a su vez, ella ha ido donde estos para echarles en cara las mofas para con su chaval.

Yo le trato de hacer entender mi comprensión por su molestia pero, al mismo tiempo, le hago ver que quizá salir en su defensa ante unos vaciles no sea la mejor forma de defender a su hijo.

La conversación continúa y mis consejos por un oido le entran y por el otro le salen. Me empiezo a cargar y trato de cortarla al comprobar que su discurso se repite constantemente sin atender a otra cosa que no sean sus esquemas preconcebidos.

Unos esquemas que responden a la típica madre sobreprotectora (hiper, diría yo) que traslada sus propios miedos a su hijo y que van coartando la autonomía del chaval.

Jo, de vedad, no quiero ponerla mal, pobre, pero es que lo más insufrible es que esta misma conversación ya la he tenido otras veces con ella, he repetido lo mismo y avanzamos más bien poco.

En fin eso es todo. Aunque ya lo he hablado en directo con mis compañer@s, me apetecía compartirlo aquí también y ver si, de una forma u otra, a alguien se le ocurre algo.

Comentarios

Comentarios