Tags

Related Posts

Share This

Adolescentes S.O.S.

Señal de AlertaQué impotencia se siente cuando se tienen las manos atadas, cuán pequeña se muestra nuestra garganta para gritar a la realidad desnuda.

Os cuento el por qué de mi enfado. Ayer tuve una reunión con unas educadoras de un local de jóvenes y me contaron que unos chavales que habían sido usuarios del local, y con los que yo había intervenido, se encontraban en una situación un tanto alarmante. Al parecer, hace unos meses, dejaron de acudir a dicho local y decidieron alquilar uno propio para reunirse.

En principio, tal hecho no tiene mayor importancia. El caso es que, en torno al local, empezaron a aparecer conductas problemáticas con respecto al consumo de drogas que progresivamente se fueron normalizando en la dinámica del mismo.

De este modo, la presión grupal no tardó en aparecer y los/as que se iniciaron en los consumos problemáticos, de cara a normalizar y justificar sus propios consumos, empezaron a invitar e impulsar el modelo de uso de sustancias que habían adoptado. Tras esta fase de normalización, los consumos fueron aumentando progresivamente, dándose también entre semana.

Como es lógico, el aumento del consumo llevo al aumento de las deudas o “cañones” (utilizando su propia jerga) y algunos/as ya han empezado a delinquir, realizando pequeños robos y trapicheos.
Por otro lado, algunos/as han dejado de acudir a clase y pasan la mayor parte de su tiempo en el local. ¡Ni siquiera el fin de semana se mueven! No salen por los bares, ni discotecas.

En definitiva, han entrado en una dinámica muy negativa cuyas consecuencias pueden ser dramáticas.

Tenemos conocimiento de estos hechos por medio de una joven que se acercó el otro día al local de jóvenes y nos comento todo con pelos y señales.

Al tomar conciencia del problema, desde el local nos pusimos en contacto con el EISE (Equipo de Intervención Socioeducativa) de la zona y quedaron en llamarnos para concertar una reunión. El caso es que tal reunión no se ha llegado a producir y nos sentimos impotentes.

Según parece, el EISE se lava las manos ya que son jóvenes que rondan los 17 años y además tienen consumos, con lo que dichos casos no entrarían en su perfil de actuación.

Ante tal situación, nuestra pregunta es: ¿quién les atiende?, ¿qué podemos hacer?… o es que, simplemente, ¿los/as jóvenes de esta franja de edad no interesan en nuestra sociedad?

Comentarios

Comentarios