Tags

Related Posts

Share This

Educad@r

Símbolos de GénerosSe necesita Diplomado en Educación Social para trabajar en un centro de menores en régimen cerrado. Imprescindible que sea chico.

¿Habéis leído alguna vez ofertas de este tipo? Yo sí. Como ya avisé hace unos posts, hoy mi entrada gira en torno a la cuestión del género.

¿Es realmente importante si se es chica o chico para trabajar como educador o educadora social en contextos dificultosos o presumiblemente peligrosos? Yo, la verdad, creo que no. A lo largo de mi trayectoria profesional he conocido educadoras con una capacidad normativa e impositiva muy superior a la mía o a la de cualquier otro compañero.

¿Se puede entender que quizá ante determinados usuarios sea preferible hacer distinción sexual? En muchas ocasiones he visto como destinatarios de intervenciones socieducativas gitanos han rechazado que con ellos trabajara una chica. ¿Es esto aceptable?, ¿intervendrá igual una mujer con un chico árabe, por ejemplo, marcado por una educación e influencia cultural netamente patriarcal? Respuesta difícil. Supongo que dependerá de la urgencia del caso o de las posibilidades de mejorar la situación sobre la que se vaya a intervenir. Paso palabra.

¿Están más valorados los educadores? Siendo realistas creo que sí, pero considero que esto responde a una mera cuestión numérica: somos muchísimos menos chicos que chicas, por lo que, a nada que se establezca una distinción de género para un puesto, los responsables de cubrirlo lo tendrán más difícil

Por cierto, ¿por qué en este tipo de profesiones hay una preponderancia claramente femenina?

Ale, ahora os toca el turno a vostras y vosotros de responder a estas cuestiones o de plantear otras nuevas relacionadas con el tema.