Tags

Related Posts

Share This

Construyendo Puentes

Construyendo PuentesNo es la primera vez que hablamos de la soledad del educador, ni será la última. Por eso mismo, creo de vital importancia el hecho de que reflexionemos y actuemos teniendo en cuenta lo que os voy a contar.

En muchos casos los y las educadoras sociales trabajamos en soledad, así por ejemplo, en mi entidad, cada educador lleva diferentes municipios y salvo en un caso donde forman un mini equipo de tres personas, los demás estamos solos. En este sentido, la inercia del día a día, nos absorbe y tendemos a vivir en nuestra burbuja, sacando el trabajo adelante, con nuestros retos, con nuestros problemas, con nuestras realidades. Yo me encargo de llevar a cabo las funciones que se me han encomendado y ese es mi único objetivo. Lo que ocurra fuera de mi burbuja laboral, no es de mi incumbencia, ya bastante tengo con lo mío.

Quizá suene un poco exagerado, pero a mi juicio, no ando muy desencaminado de cómo es la realidad. En una sociedad donde prima el individualismo, donde lo importante es el “tener” y no el “ser”, es normal que no tengamos una visión más global e imbuidos por ese individualismo, esa mayor importancia del ser individual frente al colectivo, nos encontremos frente a un espejo y no frente a un cristal que nos deje ver el exterior.

En esta sociedad no se lleva el trabajo en equipo, es incómodo, choca con los intereses propios, nos aleja de nuestros objetivos, nos diluye en una realidad más amplia, nos quita protagonismo…y más aún. Aunque de facto se trabaje en equipo, muchas veces es de forma forzada, en una relación tensa, en la que siguen primando los intereses individuales, siendo las personas que ostentan más poder las que se llevan el gato al agua, por tanto ya sabéis a quién le toca “pringar”.

Analizando este hecho, me doy cuenta de que el individualismo, no siendo bueno para ningún profesional, lo es aún menos para el o la educadora social, haciéndola más débil que el resto, debido al endeble apuntalamiento de nuestra profesión.

Cuando hablo de trabajar en equipo no sólo me refiero a un equipo interdisciplinar, sino también y sobre todo a un equipo de educadores y educadoras que trabajen unidos, bajo una misma identidad, bajo un mismo tejado que nos proteja y nos una.

Este trabajo en común, empieza en cada entidad, en cada asociación, en cada fundación. Pero, no se acaba ahí. Hemos de tender puentes entre todas esas islitas en las que trabajamos para crear una red de educadoras y educadores que nos haga fuertes, que nos haga protagonistas, que nos dé una identidad sentida y que sea nuestro faro frente a la oscuridad del individualismo.

Ésta es una de las razones por las que creamos este blog, como pequeño puente entre esos mundos, como engranaje de realidades, como un espacio de comunicación. Porque es ahí precisamente, en la comunicación, donde reside el antídoto frente al individualismo y, más allá, en la acción, en este espacio que os brindamos o en cualquier otro donde los y las educadores seamos protagonistas.

Somos educadores/as y hacemos como educadores/as o un@ para tod@s y tod@s para un@ , si lo preferís.