Tags

Related Posts

Share This

Trabajo Multidisciplinar: una Quimera por Conseguir

Trabajo Multidisciplinar: una Quimera por ConseguirDe vez en cuando, se asoman a mi pequeña ventana cerebral recuerdos de una etapa formativa intensa y clarividente de lo que podía ser mi profesión, y que yo en los años no acabo de vislumbrar. En momentos de reflexión que te da el día a día, trabajando con estructuras y formas de trabajar ya más bien engrasadas, me gusta volver a nuestros orígenes y pensar que la teoría de las escuelas Universitarias, no podía caer en saco roto. Pienso que aquellos formadores universitarios, no podían estar tan alejados de la realidad social y laboral de lo que la profesión demandaba y cuales podían ser nuestras expectativas para, dentro de nuestra pequeña parcela, poder MEJORAR ESTE MUNDO INJUSTO.

Me salen decenas de frases lapidarias, evangelizadoras para unos pobres estudiantes de veintipocos años que alucinan con esas reflexiones de Freire, Galeano, Montessori, Neill… y las hacen suyas con la inocente intención de poder ponerlas en práctica en su futuro trabajo educativo.

Trabajo multidisciplinar ¿?? Recuerdan ¿?? Quién no lo ha oído. Llevo años en el oficio, y aún pienso que soy un novato, que algo no funciona bien… cuando de mi trabajo depende las relaciones que debo mantener con otros profesionales (muy en su mayoría psicólogos/as), realidades del menor (familia, asistentas sociales, trabajadores sociales, profesores del Colegio, coordinadores de diputación…)

Rompo desde aquí una lanza a favor de la gran mayoría de maestros, profesores/as de nuestro entorno. Abiertos, colaboradores, colegas que buscan el bien del usuario y estrategias de mejora compartidas con los demás profesionales que trabajamos con el menor. Nada corporativos y, mucho menos, elitistas.

Conozco a psicólogos/as, públicos, privados, apostólicos, agnósticos y de toda humana condición. Me merecen el mayor de los respetos (como cualquier otro profesional… no voy a decir compañero/a porque no los son) pero están a años luz de entender que en esta profesión y realidad social que nos toca, ya no sólo se pasa a consulta al usuario y a su padre o madre. La realidad es muy amplia, diversificada, y entramos en contacto muchos actores, iguales o más importantes que lo psicológico. No seré yo quien caiga en generalizaciones, porque haberlos los hay de todas condiciones: buenos y malos. Pero sí me atrevo a decirles a todos/as ellos que abran su mente (no sólo la del paciente). Ganarse la confianza de un usuario, a base de peloteo, amiguismo… vale para un rato. Después, con el tiempo, si no se marca una metodología, una intervención definida en el tiempo, con contenido, resulta que es como ir a casa del tío Resines a que me dé la paga y si te he visto no me acuerdo. “Pautas para Hoy, hambre para mañana“.

Ahora, los que estamos con el usuario todos los días del año (quedando bien en ocasiones, y no tan bien en muchísimas otras) somos nosotros (Profesores, Educadores Hogar Acogida y, si la hubiere, la familia)

Trabajo Multidisciplinar: NO GRACIAS, te dicen. “Yo sólo doy respuestas a quien me paga o al coordinador, tú no eres su referente, no hace falta hablar o entrar todos los días (y nunca, que le parece ¿?) a consulta, no hay mucho que contar, estamos trabajando esto, estamos trabajando lo otro…”, son algunas de las lindezas que intuimos a través de sus ojos cuando nos vemos en la consulta entre la entrada y salida de nuestro usuario.

Seguiremos luchando por este ideal, porque lo consideramos muy útil, imprescindible para realizar un buen trabajo socio-educativo y porque creemos en ello. Si algunos/as no quieren subirse al barco, ya les tocará remar solos.