Tags

Related Posts

Share This

Desconecting People…

Imagen ilustrativa de la desconexion del trabajoEn plena época estival, no son pocos los que ya estarán en sus destinos de vacaciones; lejanos o cercanos, exóticos, típicos o acostumbrados. Pero lo importante es que al fin tendrán la oportunidad de desconectar, en toda la extensión de su significado.

Así por ejemplo, nuestro compañero Lucce se nos va a hacer el camino de Santiago dejándome al frente de la nave del Educablog. Gran mérito por otro lado.

A las que estéis disfrutando de esa merecida tregua, a los que estéis cogiendo distancia de seguridad, os animo en tal sentido, porque no resulta nada fácil. De este modo, el otro día me di cuenta de que estaba necesitando vacaciones, os cuento.

Me encontré con un chaval con el que trabajo. Éste me dijo que había tenido una pelea con otro joven conocido, ambos en evidente estado etílico. El altercado debió de ser bastante fuerte, al punto de que otro joven, en su intención de separarles, recibió un fuerte golpe. El chaval me comentaba que no sabía si le iba a denunciar, vamos, que el panorama no era nada alentador. Yo intenté que reflexionara sobre las posibles consecuencias, que se responsabilizara y que pensase en otras posibles alternativas para solucionar el problema, pero note que ya no podía mantener la mencionada distancia de seguridad y me empecé a comer el tarro incluso después de salir de trabajar, es decir, que se me hacía más difícil desconectar. Siendo así, tengo claro que necesito una tregua, un respiro, un kit-kat, o como queráis llamarlo, pero aún me quedan cuatro semanitas, así que espero que no me flaqueen las fuerzas.

Eso si, en cuanto llegue el día, espero desconectar todas las clavijas posibles, mentales, espaciales y materiales, incluso apagaré el móvil sin encenderlo ningún día. Esa, al menos, es mi intención, ¿Tenéis alguna recomendación? Mi objetivo es…

Desconecting Tote.

Comentarios

Comentarios