Tags

Related Posts

Share This

Jovenes Pistoleros

Jovenes con pistolas, fotograma de una peliculaSe asoma estos días a los medios de comunicación, una noticia, cuanto menos trágica, que nos sacude las conciencias colectivas de todos en general (ciudadanos, padres de familia, educadores, letrados…) y recuerda que un barrio mejor ES POSIBLE. Lo minimizo todo a un barrio, pues en las generalizaciones se pierde parte del discurso, y el hecho acaecido es eso en esencia: Un hecho macabro de barrio, de pueblo. El pópulo en estado puro.

“El Rafita” ya esta en la calle, y no se sabe donde parará. Aunque como bien decía mi apreciado Manuel Alcántara, cuando uno no sabe adonde ir, cualquier camino es bueno. Esperemos que este (Rafita), escoja uno diferente al anterior, de lo contrario puede no tener una segunda oportunidad. La madre de la niña fallecida (Sandra.P.) clama justicia y ver al verdugo de su hija, y encararse con sus propios miedos. A su vez, la sociedad pide mano dura a los gobernantes y a los jueces.

El debate tan manido desde la propia escuela, pasando por los actores sociales que rodean la marginación (no lo olvidemos, la gran lacra y vivero de los futuros inadaptados) ha sido amplio y no llega a buen puerto. “ El origen, está en la pobreza de esas familias, está en la falta de educación de esos menores , en los barrios marginales donde absorben su realidad diaria y la traducen en sus actos, en delincuencia …” dicen psicólogos, y pedagogos que aparecen en los debates nocturnos de La 2. Sabemos donde esta el problema, pero no lo atajamos (o no podemos). La Ley del Menor nació con buena letra y mejores intenciones, pero del papel no se nutre la realidad. Algunos se han aprovechado de ella, de manera infame para delinquir brutalmente, y no han hecho uso de ella como debiera: un recurso de reintegración en la sociedad. Son los menos, afortunadamente, pero hay que decirlo así. Ser menor, no te exime de ser un asesino.

¿Qué estamos haciendo con nuestros jóvenes? y otra, no menos importante ¿Qué hacen nuestros jóvenes por esta sociedad?

Las responsabilidades adquiridas y actos enjuiciados a través de la Ley del Menor NO han sido la solución hasta ahora y levantar cárceles de Menores TAMPOCO lo serían.

Mientras tanto , toca volver a la realidad, y también abrazarla con aliento, pues afortunadamente el 99,9 por ciento de los menores de hoy en día, son personas de bien, y no son asesinos, ni delincuentes. En todo caso serán los mismos que antaño, e iguales que los de mañana. Ni más, ni menos.

Comentarios

Comentarios