Tags

Related Posts

Share This

Educalook

Educalook¿Hay un arquetipo de educador?, ¿hay una forma de vestir?, ¿un look?, ¿una manera de ser o estar?, ¿un tipo de ropa prohibida?, ¿un uniforme casual?, ¿uno elegante?, ¿un kit?, ¿una foto?¿una radiografía?

Estando en una reunión, me paré un instante y me alejé imaginariamente de la escena cuál grúa cinematográfica… y pensé -¡Típica imagen de educadores!, con sus bolsas de tela al hombro, con sus camisetas lisas o a rallas o con eslogans reivindicativos, quizá contra el racismo, quizá contra la pobreza, o de algún club deportivo…

Pantalones flojos, vaqueros o de estética deportiva como las zapatillas. ¡Qué raro es ver un educador con zapatos! Se entiende, con zapatos “elegantes”, de esos que reflejan el cielo, con “pisamierdas” o en plan zapatilla, haberlos, si los hay.

También es posible vernos con camisa… ¡que no! No es lo más habitual, o un polo, o unos dockers, o corbata, o repeinado con gomina, con bigote…¡no, no! Más normal, sería una perilla, o incluso un pendiente en la oreja, o barba de dos días, en plan dejao, o pinta un poco despeinada, o pelo largo al viento, asomando un par de rastas…

Anillos varios, escalera de pulseras, de hilo unas, de cuero otras. ¿Habéis visto un educador metrosexual? Imaginároslo, depiladito, con todos los músculos definidísimos, oliendo a perfume, forrado de cremitas, cuidadosamente retocado, enfundado en marcas, con gafas de sol tipo “la mosca” pero de D&G, con un peluco Omega y zapatos en punta, pantacas de pitillo de 200 € ¡A que no cuela!

Pues eso, que quizá estéis de acuerdo o quizá no, pero ¿a quien le pega un educador o educadora con pinta pija, o metrosexual?… Vamos, que algo de cierto habrá en todo lo que hemos comentado, si bien excepciones, haberlas “hailas”, pero la cuestión es:
¿Hay un educalook?, ¿Consideras que vistes como un educador?

No sé, pero yo por si acaso, voy a comprarme unos zapatos de esos que terminan en punta, no va a ser que me esté encasillando en una etiqueta, en un cliché, en el educalook…