Tags

Related Posts

Share This

El Efecto Blogstival

El Efecto BlogstivalPor la presente, hago un llamamiento a todos y todas las que leáis este mensaje para que no caigáis en el terrible e inevitable ‘Efecto Blogstival’. Quizá nada más empezar a leer estas líneas, empieces a notar un cosquilleo por la espalda, o quizá… no, lo cuál no quiere decir que estés a salvo, el ‘Efecto Blogstival’ lo inunda todo, como el agua torrencial, barre todo a su paso, no hay rincón en él que puedas protegerte, no hay fuerza que se pueda resistir ante su empuje. Si acercas el oído a la calle, quizá oigas el rumor que se cierne sobre ti, sobre todo, ¡ya viene!

No tiene forma definida, pero sí sonido… No tiene rostro, pero sí se comunica, no tiene corazón, pero si impulsos electromagnéticos, no es tímid@, pero está acechando, no tiene pies, pero cada vez está más cerca, no tiene voz, pero secuestra la de las personas, no tiene ojos, pero tod@s le miran…

No hay escapatoria, inunda toda la red, no hay escapatoria, las paredes son reflejos de su cara, no hay escapatoria, llama a tu puerta, toc, toc… ¡ve a abrir! Una vez oigas sus nudillos contra la madera eterna, ese sonido te enredará en una trampa de sensaciones, sonidos, imágenes, retos inimaginables, que te abducirán en un viaje hacía otro mundo, que a su vez es este mundo.

Siento erizar la piel, ¿acaso no lo sientes?, ¿acaso no abrigas temor? No deberías, pues el Blogstival no es cruel, no deberías, pues el Blogstival es dulce, cuál veneno te va atrayendo al lado “b” de la fuerza, ¡Escúchame! Dice, y ya no hay regreso posible, te acuna, bebes de su néctar y caes hipnotizado por sus esencias…

No digas que no te he avisado. Así que si eres buena gente y te regodeas por tener buenos amigos y quizá también buenos enemigos, avísales, adviérteles, prevenles. Que el día de mañana no repiquetee una y otra vez en tu cabeza el “¡Tenía que habérselo dicho!”, “¡Por mi culpa cayó en el ‘Efecto Blogstival’!”

¡A que esperas, muévete! Luego quizá sea tarde, el Blogstival tiene muchas voces, tiene muchas formas, ahora puede estar a punto de llamar a tu puerta, ¿no lo sientes?

Pd: te adjunto un antídoto para que difundas a cuanta más gente mejor. De ti depende que el ‘Efecto Blogstival’ no nos arrastre a tod@s, o quizá quieras que sea así…¡ja, ja, ja,jaaaaa!