Tags

Related Posts

Share This

Documentos Profesionalizadores

ASEDES

El otro día nos llegó al curro un librito titulado ‘Documentos Profesionalizadores’ en el que se recogen la definición de Educación Social, el Código Deontológico del Educador y la Educadora Social y el Catálogo de Funciones de la Educadora y el Educador Social.

Dicha publicación ha sido realizada por ASEDES, la asociación estatal de Educación Social y, en ella, se recopilan las conclusiones que en torno a los tres puntos anteriormente mencionados, se han ido trabajando desde que, hace siete años, naciera la citada entidad.

Este ‘Documentos Profesionalizadores’ consta de 48 páginas y ha sido presentado en el marco del 5º Congreso de Educadoras y Educadores Sociales celebrado hace pocas fechas en Toledo.

Imagino que si estáis interesadas o interesados en haceros con un ejemplar, mandando un mail a la gente de ASEDES (asedes@eduso.net) os podrán proporcionar uno. En todo caso, yo hoy voy a dejar aquí la definición que aparece en este librito, para si, tenéis a bien, ir haciendo, a través de los comentarios, las puntualizaciones que consideréis oportunas.

Los otros dos puntos de estos ‘Documentos Profesionalizadores’, los referidos al Código Deontológico y al catálogo de funciones que hemos de desempeñar los profesionales que nos dedicamos a esto, ya los iré trayendo para acá a medida que avance en la lectura de esta publicación.

Bueno, pues lo dicho, que me enrollo más que las persianas, que os dejo con la definición de Educación Social que se propone en los ‘Documentos Profesionalizadores’ realizados por ASEDES:

Derecho de la ciudadanía que se concreta en el reconocimiento de una profesión de carácter pedagógico, generadora de contextos educativos y acciones mediadoras y formativas, que son ámbito de competencia del Educador Social, posibilitando:

– La incorporación del sujeto de la educación a la diversidad de las redes sociales, entendida como el desarrollo de la sociabilidad y la circulación social.

La promoción cultural y social, entendida como apertura a nuevas posibilidades de la adquisición de bienes culturales, que amplíen las perspectivas educativas, laborales, de ocio y participación social.