Tags

Related Posts

Share This

¡Metámonos en las Aulas!

Centro EducativoEn estos primeros días de Octubre, nos inundan los medios de comunicación con dos noticias, que, por ser unas más, igual pasan inadvertidas dentro del momento tan amarillista en el que vivimos, pero de especial relevancia:

En apenas 48 horas se han denunciado dos agresiones graves por parte de familiares de alumnos/as en los centros escolares españoles (y los que no aparecen). Dice un amigo mío muy cercano, que no hay más agresiones o violencia en las aulas de la que había hace 10 años. Que es que ahora hay muchos mas medios de comunicación que hace 10 años y, por tanto, la noticia se alimenta, se repite y expande más.

Yo he vivido hace 10 años dentro de las aulas. Y recuerdo, muy nítidamente, que existían conflictos, existían problemas de disciplina, pero jamás estaban los docentes ante el desagravio o infravaloración de su profesión como ahora (y se lo digo como compañero y colega; y anteriormente como alumno de un centro publico). “Hechos aislados”, dicen desde la administración. No lo creo, cuando un día si y otro también existen sucesos tan lamentables como estos, tenemos un problema. Hoy en día un hecho aislado es que en los centros educativos se pueda trabajar con normalidad, sin incidentes, con ganas, formando niños y niñas.

Una abuela acude al centro escolar para partirle el labio a un docente y a todo el que osase a pasar por su camino, porque ha reñido a su nieto y le ha agarrado el brazo. A una niña no le gustaban las marionetas, al cambiarle de ocupación y permitirla jugar con plastilina, tampoco le resulta a su madre un acto educativo o responsable por parte del profesorado y su solución la estima insultando, amenazando e intentando agredir a dicha maestra. Y eso estando fuera de las aulas… Metámonos dentro y dejémosles hablar a los profesionales.No daríamos crédito a lo que entraña su quehacer diario.

Decía un escritor argentino que donde no llega la educación debe llegar la ley. La ley tampoco está llegando y ahí esta uno de los problemas. A las Comisiones de Convivencia (Antiguos Consejos Escolares) no les dejan maniobrar con suficiente potestad como para ordenar medidas contundentes que aplaquen y dignifiquen la convivencia en las aulas. Los trámites, expedientes y protocolos de actuación son tantos y tan lentos que, a veces, mientras se está gestando o solucionando uno, aparece otro problema mas grave con ese alumno, esa familia, etc….

Defendemos la educación para todos y todas, defendemos los derechos del menor (algún día hablaremos de sus obligaciones), defendemos el derecho de las familias a escoger centro escolar, defendemos la igualdad y multiculturalidad en las aulas, la convivencia pacífica, el respeto. Esto es lo que hace grande a una sociedad democrática. Pero, ¿quién defiende a los profesores?, ¿las Conserjerías de Educación?, ¿el Ministerio de Educación y Ciencia?, ¿la ley?

La respuesta: aquí

No me convence… Veremos dentro de unos años…

Comentarios

Comentarios