Tags

Related Posts

Share This

Políticos y Educador@s o “El Mundo al Revés”

Patas ArribaNo sé en vuestro caso, pero yo, trabajando en relación con ayuntamientos, me encuentro cada día en mi caminar con el o la política de turno. Sinceramente, no puedo hablar muy positivamente de estos encuentros, por lo menos en general.

En este orden de cosas, salvo excepciones, la persona política se encuentra muy alejada de nuestra realidad como educadores. Como persona política, no tiene conocimientos claros de la naturaleza de nuestro trabajo y, lo que es más aberrante, no tiene interés probado, ni intención de acercarse lo más mínimo a nuestra realidad, que es también la suya, o por lo menos de parte de sus votantes, quizá de pocos…

Siendo así, la mayor parte de las veces que me he reunido con estas personas, he recibido un trato frío, distante y desde una posición de superioridad, siendo incluso algunas veces, desdeñosas, irrespetuosas, como si estuvieran perdiendo el tiempo conmigo.

En este sentido, en mi camino se han cruzado personas políticas que simplemente han pasado olímpicamente de mi trabajo y (no sé si es peor aún) personas políticas que han exigido desde el desconocimiento, sin siquiera darme la oportunidad de exponer mis posición o mis motivos.
En ambos casos, el sentimiento de frustración e impotencia es fuerte, viéndose lo poco que importa a veces la opinión de quién más importa, de quien más sabe, del más pertinente para tomar dicha decisión.

Es el mundo al revés, patas arriba, tenemos que bregar con estas personas.
Mi opinión: las personas que se dedican a departamentos concretos de un ayuntamiento, etc, deberían tener formación en esta área, para acercar ambos mundos o para que estuviésemos más cerca de entendernos.

En cualquier caso, ¿es esto posible?