Tags

Related Posts

Share This

Sospechosos de Leer

Sospechosos de Leer

Sí, señores y señoas: en este plurilingüe y autonomizado país, el adolescente que ose a leer y encima lo haga bien, poco más que irá a la cárcel, o se las tendrá que ver con el odiado comentario popular, cual rara avis que puebla nuestra escolar fauna ibérica particular.

En España se (d)estilan otras cosas y más en edades tan juveniles como los 15 años. Mientras que en países sudamericanos, los 15 representan el paso de la adolescencia a la madurez o cierta adultez, aquí en España nuestros jóvenes todavía no se han aproximado a un libro (excepción hecha del OCB, la Biblia según algunos) como debieran. “Los libros no muerden“, dijo un Alfredo Di Estefano mirando a aquellas promesas futbolísticas que procedían de los barrios argentinos más humildes.

No se vayan a pensar que me he vuelto loco, y me acabo de inventar lo que digo. No, siento defraudarles y decirles que no. No lo digo yo, lo dice el estudio PISA 2006, de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico…, en pocas palabras: Los países más ricos)

LOS JOVENES ESPAÑOLES DE 15 AÑOS LEEN POCO Y MAL. Y LO QUE LEEN NO LO ENTIENDEN.

La Ministra de Educación y hasta el propio presidente del gobierno, no se creen aún que el presumido octavo país más rico del mundo, sea el 23º en la escala educativa. Por ello, en sus comparecencias, primero destacan los sufis raspados de nuestros jóvenes en Matemáticas y Ciencias, para comentar, en último lugar, el cate de la Lectura. Los del otro bando popular, saltan de alegría al comprobar que las comunidades autonómicas donde gobiernan ellos y ellas son las menos cafres de entre todas las de España. Ya se sabe, que las penas, a veces se quitan echando la vista al otro bando, aunque en esta comunidad de vecinos demos todos y todas una imagen bastante penosa.

“PISA revela que la lectura es un problema que merece toda la atención”, ha subrayado la Ministra, quien ha añadido que la mejora de esta competencia “debería convertirse en un objetivo del conjunto de la sociedad, en el que deben implicarse, además de las autoridades educativas y los educadores, las familias”. Lo que obvia la ministra decir es que somos unos de los países que menos invertimos en educación de la UE y, sin ir mas lejos, el ratio que se quiere establecer de 25 alumnos/as-profesor, dista muchísimo del de Finlandia (15 alumnos-profesor). Por pequeños detalles como este, que seguramente se les pasen a la ministra y consejeros de educación de todas las Comunidades, es que estemos como estamos.

Por cierto, Finlandia es la que mejor resultados educativos obtiene.