Tags

Related Posts

Share This

Las Cosas por su Nombre

Adela González e Iñaki López de Pásalo¿Le gustará a los enfermeros que les llamen ATSs?, ¿que a una charcutera le llamen carnicera?, ¿que a un peluquero le tilden de barbero?, ¿y a una psicóloga psiquiatra? Pues puede que sí o puede que no, pero lo que es cierto es que no está bien que a uno le cambien de profesión por desconocimiento y más si éste proviene de un periodista o pseudoperiodista.

¿Qué les parece a los y a las Educadoras Sociales que les llamen monitores? Lo digo porque la semana pasada los presentadores de un programa de la ETB (televisión autonómica del País Vasco) llamado ‘Pásalo’ y que responden al nombre de Iñaki López y Adela González (los de la foto) lo hicieron.

Ese día, en el mencionado magazine, presentaron un reportaje basado en la evolución de un centro de internamiento para menores con delitos situado en la provincia de Alava, el cual, había originado, en sus comienzos, una agria polémica por su enclave entre los vecinos de la zona. Finalmente, con el paso del tiempo, las primigenias impresiones de los lugareños ha variado positivamente y ahora todo el mundo está contento, para regocijo del Gobierno vasco.

Bueno, sin meterme en camisas de once varas… El caso es que – para más inri – en la citada pieza, entrevistaron al director del centro quien, refiriéndose en varias ocasiones al equipo que se encargaba de gestionarlo, lo hizo haciendo especial hincapié en que dicho grupo humano estaba fomado por psicólogos, trabajadoras sociales y EDUCADORES SOCIALES (término que en el escaso tiempo que duró el reportaje, el director repitió varias ocasiones, más de una y más de dos)

En fin, pues el caso es que tras esta exposición fuera de plató, nuestros simpáticos y excelsos presentadores entrevistaron a un tipo del Gobierno vasco (un cargo político, me imagino) y a él dirigieron diversas cuestiones relacionadas con lo que acababan de ver; entre ellas, evidentemente, aparecía nuestra figura pero no se referían a ella como educadores y educadoras sociales, no, si no como monitores. Y repitieron el término de monitores más de una y más de dos veces. Y nuevamente, para más inri, el entrevistado, osea, el del Gobierno vasco, supuestamente responsable del programa en que se hallará adscrito el centro del reportaje, no les corrigió en ningún momento.

Tras ver esto he intentado justificar a nuestros salaos y televisivos amigos; hombre, pobres, al final, jo, igual estamos hablando de una profesión aún muy joven. Pero, joder, si minutos antes ha salido el directos hablando de Educadores, no de monitores. Igual es que no han escuchado bien y claro… Bueno, pues si son profesionales quizá deberían indagar un poco en la información que transmiten a sus telespectadores, más que nada porque mientras se siga llamando a las cosas por un nombre que no le corresponde, la gente seguirá viendo al educador y a la educadora social como esos monitores que juegan con los niños y niñas pobres, que además son voluntarios, etcétera (impresiones que, por cierto, he tenido que oir muchas veces)

Ojo, a lo mejor a nuestros queridos Iñaki y Adela nos les importa que les tratemos como plumillas, showman y showwoman, comentaritas, moderadores…

Para acabar, dos pequeñas posdatas:

PD 1: he centrado mi crítica en los presentadores de Pásalo, pero lo del tipo de Gobierno vasco entrevistado también es de traca (a lo mejor a él también habría que llamarle de otra forma, a ver qué le parecería)

PD 2: mis más sinceros respetos para todas las monitoras y monitores. Yo también lo he sido y, precisamente por éso, sé que no es lo mismo un monitor y un educador social.