Tags

Related Posts

Share This

La Educación Social en el ámbito de la Tercera Edad

Tercera EdadTengo en casa una abuela de 96 años. La mujer se encuentra en la actualidad en un precario, muy precario estado de salud. Entre mis padres y yo nos ocupamos de ella. Ella es la ama de mi ama y esta última está sometida a una gran presión por esta situación. Además de la asistencia que hay que dispensarle en el más estricto sentido de la palabra, verla en un estado tan flojo le está suponiendo a mi madre una gran afectación emocional.

Desde mi posición profesional de Educador Social, no sé muy bien qué más puedo hacer. En un principio (cuando mi abuela estaba mejor), orienté (a mis propios padres) a llevarla a una residencia, pero los principios morales de mi ama impidieron que esta iniciativa fructificara. Después, nos hemos informado acerca de la nueva ley de la dependencia y ahí estamos.

Por lo demás, como os digo, no sé qué más puedo hacer, sobre todo desde esa perspectiva profesional. No sé yo cómo estará contemplada nuestra figura en este ámbito de la Tercera Edad. Las primeras prácticas que realicé como Educador en la universidad fueron en una residencia de ancianos. Reconozco que la experiencia fue más bien negativa, pero desde la distancia que dan los años quiero pensar que a ellos (los responsables de la residencia) la inclusión de este nuevo profesional en su centro les pilló de sopetón y, realmente, no tenían bien estructuradas las funciones que los Educadores Sociales podíamos desempeñar en dicho lugar.

Por ello, en la actualidad, me resultaría interesante conocer qué se trabaja con este colectivo, a qué niveles, cómo se nos contempla, etcétera.

También me gustaría invitaros a que opinaséis sobre la Ley de la Dependencia y, en general, sobre todo lo que pueda relacionar los dos grandes conceptos del título.

En fin, quizá este post sólo haya sido una fórma más en la que expresar la situación que estamos viviendo en casa, un recoveco más, el de este foro, que se ve impregnado de mi cotidianidad. Sea como fuere, no pretendo tampoco obtener aquí respuestas condescendientes por parte vuestra. Simplemente, abro otra vez el abanico de la Educación Social para que nos acordemos de los diferentes campos presentes en nuestra profesión.