Tags

Related Posts

Share This

¡¡Aparcheando la ciudad!!

Hoy vamos a contar con un nuevo colaborador en el Educablog. Su nombre o nick es Aitorziza. Se trata de un Educador Social que trabaja en un centro de menores y que ha decidido, supongo que como consecuencia de todas las semanas que llevamos de campañas, precampañas y demás parafernalia electoral, establecer un símil entre los parches que ponen los políticos a casi todas las cosas y los parches que, con cada vez mayor regularidad, aparecen en nuestra profesión. Pero mejor os dejo con el debut de Aitorziza y su ¡¡Aparcheando la ciudad!!.

ParcheSe acercan la elecciones generales y todos los partidos políticos, empiezan a hacer un sin fin de promesas: ¡vamos a hacer esto!, ¡y nosotros lo otro!… Pero no os preocupéis, que este artículo no va sobre política, ¿o sí?

Bueno lo dicho, estamos cansados de ver, escuchar y leer noticias de lo mal que se han hecho las cosas y de como a posteriori se van poniendo “parches”, para subsanar fallos o errores anteriores. Seguro que se os vienen enseguida varios ejemplos a la cabeza, pues bien en el caso de la educación social sucede lo mismo.

Llevo varios años en esta maravillosa profesión y soy uno de esos afortunados que trabajan en algo que les gusta (en este caso en un hogar de menores); sin embargo, al cabo de todo este tiempo he ido bien como en este campo se toman decisiones a “toro pasado” y se va “parcheando” las cosas. El caso más sangrante es el de los “Menores Inmigrantes No Acompañados”.

Llevo varios años observándolo desde la lejanía, como crece el nº de estos menores, el hacinamiento que sufren, la carencia de proyecto educativo en la mayoría de los casos…, y luego como las instituciones competentes toman las medidas oportunas, ¡tarde y mal!, “parches, parches y más parches”.

Así que se me vienen varias preguntas a la cabeza: ¿tiene que pasar algo para que se sepa que están ahí?, ¿tienen que quejarse los sindicatos, los currelas o los vecinos, para que se haga algo?, ¿tienen que aparecer en los medios, siempre como consecuencia de algo negativo?, ¿no hay nadie que pueda prever lo que va a suceder, o igual es que sí y nadie se lo toma en cuenta?, ¿no hay nadie con sentido común al cargo de las instituciones, o es que simplemente se les va de las manos?: “venga pongamos otro parche”.

Pero no pensemos que el anterior es el único caso; ¿qué pasa con los “nacionales”?, ¡pues lo mismo! Cada vez tenemos más menores con problemas conductuales, unos con temas judiciales, otros medicados y en algunos casos ambas cosas. Sin embargo, hay pocos centros especializados y conviven con menores con problemáticas normalmente familiares a los que toca convivir con estos individuos. Se abren centros, aparecen nuevas asociaciones, se les cambia de centros, se les cambia de educadores, se les da en acogimiento, vuelven a los hogares, van con sus familias, los problemas familiares no desaparecen, vuelta a los hogares, se abren centros para conductuales, pero se llenan enseguida, los profesionales tienen pocos medios… ¿pero qué es esto?: “pues parches” (afortunadamente no siempre, pero tristemente en muchas ocasiones)

Luego, hablamos de equipos multidisciplinares. ¡Ja, ja!. Pero qué lejos nos queda todo eso, cuando estamos en manos de los políticos y sus decisiones políticas, siempre para salvar su culo, siendo algo secundario los usuarios y qué decir de los currelas. Cuando se hará caso a los profesionales y se les tendrá en cuenta, a la hora de hacer y deshacer al menos con algún criterio o Proyecto Educativo.

Así que, los políticos haciendo un símil con la canción del Fary en la película Torrente, me recuerdan a ¡¡¡APARCHEANDO LA CIUDAD!!!, solo les falta el cutre-look, pero eso les quedaría mal de cara al público.

Pero este artículo iba de educación y no de política ¿o no?