Tags

Related Posts

Share This

Decálogo Blogactivista

Cabecera del blog La Broma

Me gusta el palabro Blogactivismo. Me gusta pensar en estos emergentes medios de comunicación y en la capacidad (difícil y mágicamente utópica) de transformación social que se esconde tras ellos. Y, evidentemente, me gustan las reflexiones en torno a estos conceptos. Y, por ende, me gusta que se vaya teorizando alrededor de los mismos.

Por ello, hoy me voy a limitar a transcribir en este espacio el grueso de una entrada realizada hace un tiempo por una de las gurús en esta materia, Olga Berrios, quien proponía 10 retos para los blogs comprometidos, título que yo he reconvertido en Decálogo Blogactivista o que también podríamos anticipar como el inicio de una especie de código deontológico o libro de estilo de los blogs activistas.

Asimismo, y siguiendo algunos de los puntos expuestos, me gustaría que vosotras y vosotros añadieráis o quiatséis puntos a este decálogo con el que, ya sí, os dejo:

    Participación. Abrir los comentarios a la participación y escribir artículos que la susciten. No temer tanto las contribuciones y dedicar tiempo a multiplicar y premiar las buenas aportaciones. Hacer blogs colectivos y formar a lxs participantes para ir mejorando día a día estos espacios

    Transparencia. Haz ejercicios diarios de striptease. Desnúdate. Revela poco a poco cuáles son tus éxitos, pero también tus problemas. Cómo van los números, qué se consigue y qué no y por qué.

    Cercanía. Empieza por firmar con tu propio nombre, ni siquiera me vale el de la entidad. Habla en primera persona sin caer en los protagonismos excesivos. Cuéntanos qué ha pasado hoy, cómo lo has vivido. Utiliza un lenguaje sencillo y directo.

    Difusión. Piensa cómo dar a conocer mejor este espacio. ¿Por qué no incluir la dirección del blog en los folletos? Incluye la dirección del blog (además del teléfono y el correo-e) en directorios de asociaciones en papel y en internet. Pregúntate cómo puedes conseguir más visitas a tu espacio. Pregúntate cómo puedes hacerlo atractivo no sólo para la gente cercana a lo que hablas, sino para gente que no conoce el tema pero puedes sensibilizar. ¿Cómo hacer que un blog de deportes sienta interés por uno de discapacidad? Pregúntate cómo aparecer en los primeros puestos de los buscadores.

    Hacerlo divertido y útil. ¿Leerías tu propio blog si lo escribiera otra persona? ¿Es aburrido? ¿Cómo hacerlo más ameno? Quizá empezando por reducir los textos, ¿no? Incluye imágenes divertidas y variadas. Pregúntate además si la gente buscará en tu espacio cosas útiles como teléfonos de ayuda, documentación, guías, agendas de actividades… ¡información práctica!

    Diversidad. Tu organización no se reduce a la junta directiva, tampoco a tu grupo afín de voluntariado. Habla de todo el mundo. Un colectivo está compuesto por gente muy diferente: socixs, voluntariado, personal empleado, junta directiva, simpatizantes, familiares, vecindario… ¿Por qué no dedicarles alguna línea a esta gente?

    Lenguaje no sexista. Cuida tu forma de hablar, no excluyas a la mitad de población. Infórmate sobre cómo utilizar un lenguaje más inclusivo en cuestiones de sexo, pero también para dar un trato respetuoso a los colectivos desfavorecidos. Hay muchos estudios sobre cómo hacer esto bien.

    Accesibilidad web. Un reto no, un retazo. Yo me apunto la primera. Hagamos espacios a los que pueda acceder cualquier persona desde cualquier dispositivo. Piensa que hay personas con ceguera o sordera que se verán privadas de los contenidos de tu sitio si no tienes en cuenta determinadas cosas.

    Más denuncia. Las injusticias no ocurren porque sí. Hay causas. Y responsables. No hagamos más espacios centrados en la asistencia, hablemos también de los por qués. Sin martirizar a quien nos lee con discursos repetitivos y abrumantes, ¡denunciemos! Si no luchamos contra sus causas, las injusticias seguirán generándose.

    Más calle. No escribas sólo desde la oficina. ¿Qué pasa en el barrio? ¿Qué pasa durante el desarrollo de nuestras actividades? ¿Alguien fue a la manifestación? ¿De qué hablaron en la charla? Montemos pequeños reportajes y entrevistas. Que se palpe la vida, la movilización. Utiliza para esto herramientas multimedia: imágenes, vídeos, sonido…

Texto íntegramente extraído de La Broma.