Tags

Related Posts

Share This

GaztePress: Boletín Digital para Jóvenes

Cabecera de GaztePress

Ayer por la mañana recibía un correo electrónico del compañero Asier en el que me hablaba de una nueva web dedicada a la juventud en el ingente universo de la triple w. El nombre de la misma es GaztePress y es un espacio creado por el Consejo de la Juventud de Euskadi con el fin de recopilar en la misma todas las noticias que aparezcan en los diferentes medios de comunicación relacionados con este sector de la población.

Un poco más tarde comprobé que el grupo EiTB también se hacía eco de esta buena nueva, haciendo especial hincapié en el hecho de que es el “primer boletín digital con noticias sobre juventud” y señalando que se trata de un espacio que “recogerá quincenalmente más de 200 noticias sobre educación, empleo, mundo asociativo, vivienda, euskera, ocio, cooperación al desarrollo o salud, entre otras”.

De esta forma, según sus responsables, se cubre un hueco informativo en el que, hasta la creación de GaztePress, la única presencia que los jóvenes teníamos (sí, qué pasa, me incluyo con mis 30 primaveras…) en los medios era la relacionada con las drogas, violencia o alcohol (sic)

En fin me parece una buena iniciativa cara a facilitar a toda la chavalería informaciones de interés (aunque tampoco estaría de mal ofertar noticias útiles sobre drogas o sexualidad en esos grandes apartados previamente mencionados)

Por otra parte, el diseño me parece poco atractivo y me cuesta leer en ella. Además, no sé cómo no han perseguido buscar un modelo un poco más 2.0 en el que sus potenciales lectores y lectoras, esto es, los y las jóvenes, puedan opinar o dejar comentarios en torno a las diferentes noticias recopiladas. Tampoco veo ningún foro ni ningún otro espacio en el que se les dé voz a este público. Está bien eso de informar pero también sería bonito que los y las destinatarias de esas informaciones pudiesen decir algo al respecto, generando, de esta forma, una interesante interactividad.

A ver, por concluir: es una iniciativa loable, práctica, útil y, por qué no, necesaria, a la que, en mi humilde opinión, habría que pulir un poco más en algunos de los aspectos que he comentado. Espero me permitáis, con todo, que haya ejercido de abogado del diablo.