Tags

Related Posts

Share This

El Blog como Herramienta para el Educador Social

HerramientaEl otro día leía en La Broma una entrada titulada ‘Alcoholismo y blogs como terapia’ en la que, como podréis imaginar, se analizaba el valor de este medio como espacio terapeútico en el que gente adicta a esta droga descargaba sus diferentes sensaciones y sentimientos.

La autora de la misma, Olga, otorgaba un gran potencial a estos medios para ese fin terapeútico, principalmente por su carácter íntimo y, a la vez, como plaza pública en el que las lectoras y los lectores aportan un feedback a la persona que vomita a través de su bitácora.

Estas dos características son sólo algunas de las muchas que se pueden hallar en esta nueva forma de comunicación. De hecho, un poco bajo esta premisa nació este weblog que ahora te encuentras leyendo. Aunque suene pretencioso, la gente que lo componemos, educadoras y educadores sociales, vimos este medio de comunicación como una herramienta de trabajo, como una herramienta educativa.

El método del Educablog como herramienta no es otro que el de crear un lugar en el que compartir muchas de las habituales dudas que nuestro trabajo nos genera, que no son pocas, desde un punto de vista cercano y práctico. Y, pese a que estoy contentísimo con los contenidos que hemos ido generando durante este año y pico, echo en falta ese sentido práctico del que os hablaba.

Hemos escrito interesantes reflexiones, noticias, hemos avanzado formaciones, congresos y hemos discutido sobre muchos preceptos relacionados con nuestra profesión, pero considero que no hemos dedicado excesivo tiempo al blog como herramienta para el y la Educadora Social.

A lo mejor es que nos ha dado miedo exponer aquí situaciones concretas de nuestro día a día, de nuestros casos, de nuestros usuarios y usarias… Creo que hemos minusvalorado el valor de esta herramienta como vía de aprendizaje y puesta en común.

A ver, con este post no pretendo entonar un mea culpa ya que, como he dicho, estoy más que satisfecho con la evolución de esta bitácora; simplemente quiero recordaros (recordarnos) a todas y a todos que, si queremos, podemos buscar a este blog una aplicabilidad importante a nuestro quehacer diario.

Y para ello, Asieres, Totes, Montses, Lucces, Jones… y demás amigas y amigos del Educablog, os (nos) animo a que utilicéis también este espacio cual mesa de reunión de equipo, cual conversación de café con vuestra compañera, cual coordinación con psicóloga… Os (nos) invito a que este medio sea una herramienta más de nuestra labor cotidiana, cumpliendo, evidentemente, con uns principios claros de anonimato y respeto hacia vosotras y vosotros y las personas con las que trabajáis.

PD: finalmente me gustaría apuntar al Educador en Alaska como ejemplo cercano a esta utilidad que comento. Quique traslada desde esos servicios sociales entre Alaska y Extremadura hasta su blog la bonita cotidianidad de esta profesión que es la Educación Social.