Tags

Related Posts

Share This

Las Empresas de Inserción Social

Imagen del proyecto Lamegi

Aprovechando la ocasión de el surgimiento y presentación de LAMEGI, vamos a intentar desde este articulo profundizar un poco más en este campo de la Inserción socio laboral de personas o colectivos en situación de desprotección y exclusión social. Con muchos pros, pero también con alguna crítica, que la propia realidad nos ha dado en mostrar recientemente.

El proyecto LAMEGI forma parte de una estrategia integrada para el empleo, cuyo objetivo es la lucha contra cualquier forma de discriminación y desigualdad que se produzca en el mercado de trabajo y, en particular, contra aquellas basadas en el sexo, origen étnico, las creencias o la edad. Uno de los principales objetivos del proyecto ha sido crear una estructura empresarial, de carácter social, que ayude a implantar mercados sociales de empleo y las Clausulas Sociales como herramientas para favorecer la inserción laboral de las personas en riesgo de exclusión. Se trata, por tanto, de consolidar a las Empresas de Inserción como grupo social organizado.
En esta labor ha sido igualmente necesario implicar a los distintos ámbitos de la Administración Pública, como protagonistas importantes, dado que nos referimos a los diferentes procesos de contratación pública que de manera habitual desarrollan el Gobierno Vasco, las Diputaciones Forales y los Ayuntamientos (en nuestro entorno), y a las distintas maneras de contemplar las Cláusulas Sociales en dichos procesos. Con ello, el Proyecto LAMEGI se ha erigido en un canal de interlocución directo y abierto. Gracias a la labor desplegada, se ha propiciado la visibilidad y el fortalecimiento del sector y el reconocimiento exterior de las Empresas de Inserción, consolidando estás como grupo empresarial y dando pasos para la introducción de procesos de mejora de la rentabilidad económica (cuidado con este aspecto, no vaya a ser que luego lo prioricemos y se nos olvide el segundo objetivo) y social.

Todo este trabajo se ha realizado, teniendo en cuenta, además, los siguientes aspectos:

  • La participación de las personas implicadas en el proceso desde el principio.
  • La igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres.
  • El diseño para todas las personas y la accesibilidad.
  • La aplicación de las Nuevas Tecnologías de la Información.
  • La evaluación como instrumento de mejora continúa.
  • La dimensión transnacional (dentro de la Unión Europea, y coparticipe de los Fondos Sociales europeos: Equal).

Aunque tal vez no nos suene del todo, las Clausulas Sociales, se trata de un concepto sencillo de entender y fácil de aplicar, consistente en incorporar criterios sociales en la adjudicación y ejecución de los contratos públicos.

Pensemos en un caso práctico: cuando una administración (autonómica, provincial o local) adjudica un contrato – de limpieza, recogida de residuos, mensajería o una obra – por norma general atiende de forma predominante al precio y suele obviar otros criterios como la inserción laboral de personas desfavorecidas o la perspectiva de género, evitando así la oportunidad de generar un beneficio social añadido como la cohesión social o la igualdad de oportunidades. De esta forma, las políticas de contratación pública, en el mejor de los casos, producen un efecto neutro y en el peor, consecuencias negativas (como la calidad del empleo generado por algunas subcontrataciones). Gran lastre este último aspecto, pues si bien es cierto, que en origen muchas de estas empresas de inserción laboral, tenían esta perspectivas, con el tiempo algunas prácticas han caído en la infravaloración de estos colectivos (primero rebajando sus prestaciones económicas por dicho empleo, en ocasiones fuertemente subvencionado y promocionado, con lo cual se conseguían balances empresariales gananciales de escándalo). En Bizkaia, el caso más llamativo y reciente fue el de la empresa Lantegi Batuak (“Trabajos Unidos o Gremios”), que cuenta en la actualidad con infinidad de centros, locales, pabellones industriales y una plantilla de cerca de 2000 personas. Su colectivo prioritario, son personas con discapacidad. El caso es que buena parte de los trabajadores, han estado hasta hace bien poco con reivindicaciones laborales, huelgas y demás medidas de presión, mientras la clase gerente mantenía sueldos astronómicos y la empresa generaba millones de euros de beneficio cada año. Curiosamente, entre las Asociaciones, empresas y organismos que juntos han creado este nuevo proyecto de LAMEGI, no está la anteriormente mencionada.

Desde aquí, desde el Educablog, felicitar a todos los participantes (asociaciones, administraciones, ONGs…) y animarla; esperando que se cumplan las líneas y metas trazadas de tan ambicioso plan.