Tags

Related Posts

Share This

Lluvia de Flyers

Flyer sobre Coca de Energy Control

Vamos a analizar la valía como herramienta de trabajo de los flyers, y para esto, vamos a comenzar con la definición de los mismos que aparece en la wikipedia:

Flyer; El término Flyer es un anglicismo usado para denominar a los panfletos, octavillas y pasamanos. Medio de comunicación gráfica de naturaleza efímera que se usa con fines propagandísticos y publicitarios. Puede encontrarse de diversos tamaños, tipos monocromáticos o de muchos colores, y en soportes como cartulinas, papel, papel vegetal, realizados a mano o con ordenador o a máquina de escribir.

Es utilizado ampliamente en discotecas, en las cuales el principal uso es poder acceder al establecimiento de forma gratuita antes de la hora indicada en la misma. También tiene una gran utilización para dar publicidad a conciertos, especialmente si se trata de cantantes o grupos que no disponen de medios de marketing más amplios.

Para continuar, os voy a presentar unos flyers sobre drogas, realizados por Energy Control. Y para ello, procedo a hacer una breve presentación de dicho colectivo:

Como bien se refleja en sus propios flyers, Energy Control es un colectivo de personas que, independientemente de si consumen o no, se sienten preocupadas por el uso de drogas en espacios lúdicos de jóvenes y al estar implicados en la propia escena de diversión, ofrecen información veraz y objetiva sobre drogas, con el fin de disminuir los riesgos del consumo.

Con esta carta de presentación, nos podemos hacer una idea del tipo de información con la que nos vamos a encontrar. Una información veraz y contrastada en la realidad, que no tiende a moralizar, ni al no absoluto, que siempre nos coloca en frente, en contraposición con el mundo joven y adolescente.

En estos flyers, se pretende dar información, tanto sobre lo positivo, como de lo negativo, es decir, vamos a hablar claro y vamos a decir, que ni todo es malo, ni todo es bueno. Vamos a ver los riesgos a los que nos enfrentamos, y entonces decidamos siendo responsables de nuestros actos y tomando precauciones para evitar riesgos.

En este sentido, no puedo estar más de acuerdo con el contenido, además de que viene acompañado con ilustraciones tipo cómic, graffiti… que, en general, los hace muy atractivos y con un lenguaje muy accesible, sin tecnicismos, ni palabros.

Para que os hagáis una idea de su utilidad, yo los uso tanto en talleres de drogas, como para dar información sobre una sustancia a algún chaval que te la pide en cualquier contexto: calle, recreo, aula…

Son un recurso muy socorrido, inmediato y que, como profesionales, aunque no seamos expertos en este campo, nos pueden servir para trabajar estos temas.

Os animo a que les echéis un vistazo aquí y que opinéis al respecto. A mí me han servido bien estos años.

Por cierto, si conocéis más flyers de estos u otros temas, éste es el espacio para compartirlos.

¡Qué lluevan los flyers!

Comentarios

Comentarios