Tags

Related Posts

Share This

No Comment!!

No Comment!!

Esta es una nueva historia de cómo las instituciones y/o las administraciones cuentan con “los profesionales” de la educación social.

Hace varias semanas un conocido mío (profesor de secundaria), hizo la típica visita a los juzgados de menores del municipio, en principio una salida como tantas otras que se hacen indistintamente por parte de los centros escolares. Al terminar la misma, les invitaron a los profes a asistir a una charla-conferencia, sobre centros-medidas-juicios… de menores.

En dicha conferencia un miembro del Gobierno Vasco, expuso (al parecer muy interesantemente) todo lo concerniente a dicho tema. Además todo iba acompañado y adornado de eso que gusta tanto y que queda tan bien de cara al público (estadísticas, gráficos, fotos de los bonitos centros del GV, de lo bien que trabaja en este sentido el GV, de todo los objetivos que realizan y que cumplen ¡claro el GV!,…)

No soy yo quien vaya a desmentir todo lo anterior, principalmente porque estoy seguro que los profesionales que allí trabajan, son eso profesionales, sin embargo sí me llama la atención un comentario de dicho personaje:

Se le pregunta por parte de un profe asistente (que tiene en su aula, a un menor de un hogar de acogida de la red de la Diputación), ¿qué sucede con…? Sin embargo, antes de acabar la frase, se le interrumpe para decirle que NOSOTROS SOLO hablamos de NUESTROS CENTROS, NO nos metemos ni hablamos de los centros de las DIPUTACIONES.

La respuesta puede parecer de lo más normal (un pacto de colegas entre instituciones “sólo hablamos de lo nuestro y punto”), pero, en mi modesta opinión, tiene también un trasfondo del que no se habla quizás por desconocimiento, dado que en los diferentes centros de las Diputaciones y los que dependen de estas, encontramos menores con temas judiciales, en ocasiones enviados allí por los mismos juzgados de menores, dependientes del GV.

¿Pero para qué los envían a estos centros de los que no pueden hablar? ¿Saben al menos si esos centros cumplen las condiciones necesarias?, ¿y los currelas? ¿Por qué los utilizan si ya tienen los suyos y funcionan tan bien?

Realmente me asaltan estas cuestiones y muchas más, pero lo que de verdad me cabrea, es el DESINTERÉS. Desinterés sobre todo, de hacernos participes de lo que seguramente tal y como me contaron fue una interesante conferencia. Pero ¡claro! a nosotros nadie nos invitó, NO somos del GV, NI trabajamos para ellos, NO somos profesores de secundaria… Sólo somos educadores sociales que trabajamos con menores y dependemos de la DIPU ¡uy perdón!

Señores del GV que he dicho DIPU, esa palabra de la que Uds. no pueden hablar o no tiene opinión. Igual si algún día se interesan de “esos otros profesionales de la educación social”, siguen mejorando en eso que hacen tan bien, HACER JUSTICIA.

Chiiiiiissssss, NO COMMENT!!

Comentarios

Comentarios