Tags

Related Posts

Share This

Y si hiciésemos un cártel?

Carteles¿Cómo podemos dar difusión a esta actividad? ¿Cómo haríamos para que se enteren en el barrio? ¿Cómo abrimos las actividades a más gente? ¿Cómo captamos más usuarios? ¿Cómo les concienciamos sobre los riesgos de…? ¿Cómo informamos sobre nuestro servicio?

Ante estas dudas que pueden surgirnos en el equipo, una de las respuestas más comunes sería: por medio de un cártel.

El cartel ha sido un medio de comunicación muy socorrido desde tiempos inmemoriales, y aún hoy podemos ver las paredes, postes y demás rincones atestados de papel colorido.

Desde luego, no podemos obviar su vocación publicitaria, de llamada de atención, de captar miradas y conciencias. No queremos olvidar este aspecto, porque en los cómo del inicio del artículo, debemos beber de los conocimientos de la publicidad. Ya que, si un buen contenido es vital, para que nuestro público diana llegue al mismo, tendremos que conseguir que le llame la atención y se pare frente a nuestro cártel, con curiosidad y entrega.

Para esto, se pueden utilizar muchas técnicas, como el color, los slogans llamativos o la masificación de una zona.

Por otro lado, también tendremos que tener en cuenta a qué público nos dirigimos, colocando los carteles en lugares estratégicos y utilizando un lenguaje que conecte con ellos y ellas.
Aún teniendo en cuenta estos aspectos y otros, requiere un gran esfuerzo y no siempre el éxito está asegurado.

De hecho, el que lean nuestro texto, no quiere decir que se vayan a animar a participar sí o sí, y teniendo en cuenta la experiencia de cada uno, también sabemos que hay muchos carteles que pasan por nuestras retinas como la brisa invisible.

Así, viendo los pros y los contras, yo aún me pregunto sobre si los carteles tienen aún cabida en la sociedad actual, si son válidos, y sobre todo, si el esfuerzo es rentable…

Creo que vuestras experiencias pueden ser interesantes para ser compartidas en la pared sedienta de carteles del Educablog.

CARTELES SI VS CARTELES NO