Tags

Related Posts

Share This

De Sentido Común

Sentido ComúnHay veces que, de verdad, pienso que en nuestra titulación nos podríamos haber ahorrado muchos créditos, mucha pasta, muchas horas de estudio y mucho yo que sé qué más. Hay veces (muchas) que, por lo menos en mi curro como Educador Familiar, no aplico prácticamente nada de las muchas teorías que pudimos estudiar, que no llevo a la práctica la técnica de no sé qué autor relativa a x historia… situaciones en las que determinada tendencia socioeducativa no tiene nada que ver con el conflicto que una madre tiene con su hija adolescente…

No sé si me explico y, por lo tanto, lo mejor es que vaya directamente al grano: hay veces que, trabajando como Educador Familiar, como Educador Social, doy orientaciones o transmito consejos a la gente con la que curro para las que no creo que haga falta ser Educador Familiar o tener la titulación de Educador Social. Son sugerencias que no surgen de mis conocimientos académicos, teóricos, de mi preparación universitaria, si no que provienen del más estricto sentido común.

Ay, el sentido común, esa difícil técnica, esa complicada habilidad… No, en serio: a veces me resulta dificílismo entender por qué al padre de un teenager se le ocurre premiarlo dándole 20 pavos de paga después de que le ha pillado fumando porros (y ojo, es algo que no permite o consiente el susodicho progenitor)… Me resulta difícil y, evidentemente le oriento para que no lo haga o no lo vuelva a hacer. Y entonces pienso que para dar esa pauta concreta no hace falta tener un máster del universo en teorías sistémicas intrafamiliares freudianas. Creo que la respuesta que debería dar ese padre es de sentido común.

Obviamente, tengo claro que necesitamos una formación académica para muchos otros aspectos de nuestra labor y sé que escribiendo lo que he escrito hasta ahora estoy, en cierta medida, desconsiderando a nuestro propio colectivo profesional, desprofesionalizándonos y diciendo, casi casi, que nuestro trabajo lo podría hacer cualquiera. No, no os equivoquéis, tampoco es éso.

Sé, como decía, que tenemos que tener una formación necesaria en torno a la expresión no verbal, sobre cómo transmitir las cosas, sobre cómo estructurar las hipótesis que den con el quid de las diferentes cuestiones y un larguísimo etcétera más. Pero, tenéis que reconocerme que en muchos momentos de nuestra labor cotidiana el sentido común, el sentido común más común, es el que, en mi común opinión, ha de regir o rige nuestra tarea.

Y todo esto lo digo o escribo porque creo que es de sentido común. Y puede que esta entrada sea un poco chorra y no se entienda bien, y puede que ahora me déis con vuestros comentarios hasta en el carné de identidad. Pero esta sensación, común muchas veces en mi día a día, no me la quita nadie.

Bueno, es de sentido común que ahora os deje a vosotras y vosotros exponer vuestras percepciones en torno a este tema tan común, como es el sentido común.