Tags

Related Posts

Share This

El que Trabaja con Familias con Problemas, Se va de Excursión y Juega al Ping-Pong

Ya estamos de vuelta. Y lo hago con una resaca del carajo como consecuencia de una despedida de soltero la mar de divertida, con un incipiente catarro y la desgana propia de quien da por finalizadas (ahora sí) sus vacaciones por este año.

Y ahora debería comentar algo sobre mis vacaciones en clave EDUSO… Y la verdad, no sé muy bien… Bueno, sí hay una cosa que me hizo gracia: el pasado jueves, cuando pasábamos nuestra última noche en la maravillosa localidad toscana de San Gimignano, conocimos a una simpática pareja canadiense con la que cenamos.

La conversación al principio fue bastante trivial (casi infantil, diría yo, teniendo en cuenta mi nivel de inglés) y parece que pasó a un plano más íntimo cuando los efluvios etílicos del vino vernaccio del mencionado pueblo afloraron en los guiris y en nosotros.

El caso es que, dado que mi pareja habla bastante bien la lengua de Shakespeare, parece que los canadienses aprovecharon mi ausencia momentánea para acosarla con cuestiones más personales: que si estáis casados, que si tenéis hijos, que si en qué trabajáis… Y he aquí que Ana describe mi labor profesional de la siguiente forma:

“Mi novio trabaja con familias con problemas” (¿no querréis que lo ponga en inglés, no?)

En ese momento me acordé de mis padres, cuando tienen que explicar a sus amistades a qué se dedica su hijo menor:

“No sé…, se va por ahí, con muchachos, de excursión”.

Y también recuerdo a mis amigos:

“¿Quién?, ¿Lucce? Vaya bola de curro: jugando al ping-pong todo el día se pasa el cabrón”.

Je, aunque haya exagerado un poco las versiones, hay que reconocer que puede ser jodido explicar a a gente en qué trabajamos, ¿no creéis? Por ello me viene a huevo el video que he puesto un poco más arriba y que el otro día descubrí en el blog de los Anfibios. A ver qué os parece y ya de paso comentad qué otras interpretaciones habéis tenido que escuchar acerca de nuestra figura laboral.

Por lo demás, bien, gracias. El regreso siempre es maravilloso…