Tags

Related Posts

Share This

¿Quién le pone el Cascabel al Gato?

¿Quién le pone el Cascabel al Gato?Aurora es la directora del colegio de Jonhy. Ya lo hemos comentado en alguna que otra ocasión en este nuestro espacio educativo. Aún no he coincidido con ella personalmente, pero la conozco (o eso creo). Debe rondar los 45-50 años. Lleva en esto de la educación unos 20, y se ha sabido buscar amistades y recursos educativos hasta de debajo de las piedras. Muy buen trabajo. Bravo por su afán. ¿Será para ella desquitarse de obligaciones profesionales? Como decía aquel político de la transición: “En muchas ocasiones, lo que parece, es“.

No la culpo de todos los males educativos de este mundo, ni de tirarse a la bartola en su despacho de caoba enmohecido, mientras los muchachos salen del colegio tirándose por los pasillos y haciendo piruetas en los patios. Dejó constancia nuestra amiga Montse, en este blog, de las problemáticas, hastío, burn out y congestión de alumnado en las aulas; como dificultades diarias del profesorado y apelmazamiento del sistema escolar en general.

Todos los días nos llama a los educadores del Hogar, y no para contar buenas nuevas. Treinta minutos de interminables y agónicas frases, que van cayendo en nuestros oídos, como quien no tiene otra cosa que hacer el resto del día. Eso no es una coordinación. Es un llanto al cielo, un grito de impotencia al resto del mundo, porque no pueden/saben enfrentarse a la demanda educativa de Jonhy. La mano esta tendida y, siempre que esté en nuestra mano ayudarles o asesorarles en este tipo de dificultades, lo haremos.

Si lo que quiere, es desembarazarse de Jonhy, darle la boleta, empaquetárselo a otro centro educativo, enviarlo a un internado, devolverlo a las instituciones que le obligaron a matricularlo o cosas de esa índole, que espere sentada. No nos va a encontrar.

El otro día, en uno de mis ataques de enervamiento, le solté que en el Hogar convive el resto del día que no está en el colegio (o sea 18 horas, más o menos). Cada vez que hay una dificultad, disputa, límite o enfrentamiento, no vamos llamando al resto de la humanidad socioeducativa de Jonhy para no alarmar, ni trasladar problemáticas de uno a otro lado. Lo del piso, queda en el piso. Lo que tengamos que solucionar, lo haremos nosotros mismos: ni la portera, ni el vecino del 5º serán copartícipes de todo lo que acontezca.

La conversación ha acabado mal, porque estamos en polos opuestos. Jamás aceptaré, a menos que logre demostrar educa-científicamente que la siguiente aseveración no tiene razón de ser: “En la actualidad Jonhy tiene varios recursos trabajando parabién de su personalidad y educación: Colegio, Hogar de Acogida, Psicóloga…… Somos todos/as desde nuestra responsabilidad, los referentes y facilitadores de ese proceso “.

Aurora dice que no y cita a las instituciones superiores del Reino. Aurora desde la tranquilidad y el reposo de la reflexión, te diría que a Jonhy lo educamos todos/as: policías, psicólogos, familiares, educadores, profesores, directoras, etc, etc, etc.., pero unos/as más que otros/as, no lo olvidemos.