Tags

Related Posts

Share This

No es un Simple Adiós

No es un Simple AdiósSiempre es difícil decir adiós. Siempre cuesta hacerse a la idea, y a veces no nos atrevemos a asumir ese paso, en principio, tan drástico, tan pavoroso. Es como mirar el vacío desde lo alto de un precipicio, sólo miramos atrás y, como se suele decir, cualquier tiempo pasado nos parece mejor.

Pero la realidad no es tan oscura como pueda desprenderse del párrafo anterior.
El pesimismo, quizá está alimentado por el miedo, pero no todo es blanco o negro.
Está claro, que cuando en nuestra profesión, dejas atrás a las personas con las que trabajas, tienes un sentimiento de responsabilidad, tienes un enganche, un vínculo con ellas y eso es lo que nos cuesta.

En el fondo, sabemos que no somos imprescindibles, pero creemos que somos mínimamente útiles para ellas. Y, sobre todo, estamos agradecidos por lo que hemos aprendido, gracias a ellas, con ellas y a pesar de ellas. Esa oportunidad, sólo se valora con los años, tomando perspectiva y observando el camino seguido.

En esta situación, es difícil decir adiós, es difícil hablar con ellas y decirles que vas a trabajar en otro lugar. Esto no es como cambiar de fábrica y pasar de la automoción a la industria aeronáutica; son personas, con sus sentimientos, son personas…

Sé que no se van a quedar solas y que otra persona ocupará mi lugar o por lo menos un lugar cercano al que yo habitaba, ya que las personas no se sustituyen, se sustituyen las funciones que desempeñan.

Sólo me queda pensar, que este “adiós”, se convierte en muchos “holas”, y que este adiós no es definitivo, es un hasta luego en el cruce de caminos de esta, nuestra profesión.

¿Cómo lo habéis llevado vosotros y vosotras? ¿Cómo encarasteis esa despedida?

Comentarios

Comentarios