Tags

Related Posts

Share This

Dar la Nota

Dar la Nota

– Boris, tengo que decirte una cosa. Soy la mujer más feliz del mundo. ¡¡¡Tengamos hijos¡¡¡
– ¿De que clase?
– Pequeños.
– Claro. Los grandes son retrasados mentales.

(Dialogo entre Woody Allen y Diane Keaton en “Love&Death”)

La Navidad ha llegado. Desde hace días, El Corte Inglés nos deslumbra ciegamente con sus millones de bombillas en forma de guirnaldas y hojas de acebo. Los catálogos de juguetes rebosan el buzón del hogar; y los chicos/as, entre suecos despistados y pillos descalzos, pasean por el hogar, con el almanaque entre las manos. De momento, en todo el otoño y parte del invierno, ha llovido de todo, menos café. Aún así, siempre les cae algo por estos lares y ellos lo saben y manejan como nadie.

También sabemos que la navidad ha llegado, gracias a las notas escolares. Ese otro almanaque pedagógico que, en tiempos pretéritos pareciera la biblia, y hoy lo asemejan más a un cuadernillo de propaganda. Unas y otros han ido desfilando poco a poco, por el amargo trago de entregar las notas a los educadores y llevarse la correspondiente conversación amena sobre el caso.

Reprimendas y alabanzas se han ido repartiendo entre el personal, como si de una tarta de cumpleaños se tratase. Unos las olvidaban o perdían en el camino del colegio a casa, otros las entregaban instantáneamente tipo caffe-express, algún otro las demora en la entrega, pensando que el tiempo corre a su favor y alguna asignatura de los suspensos, engrosará por arte de magia la columna de aprobados.

En la reunión de equipo de la mañana ha salido una interrogante, a colación de este tema. ¿Qué hacemos con los padres/madres/familiares que no se preocupan por el proceso educativo de sus descendientes, ni preguntan por sus notas o evaluaciones escolares? ¿Educador de menores, y también de padres? La respuesta, obviamente, ha sido clara y positiva, pero no es de recibo, pensar y tener que actuar a contracorriente, con un tema vital y de enorme importancia en el desarrollo socio-educativo de los niños/as.

La madre de Pablo, lleva trabajando con nosotros 4 años. Todavía hoy es el día que no ha sugerido, preguntado, alentado… NADA sobre la evolución escolar de su hijo. Es muy significativo y, peor aún, claramente negativo para el propio menor y su futuro formativo y personal, etc, etc… A pesar de ello, no desistimos. Le haremos entrega de una copia de las notas escolares de su hijo, al igual que con el resto de familiares de compañeros del Hogar.

Y es que, aún así y todo lo demás, los grandes son unos niños muy listos e inteligentes, que se intentan hacer los retrasados.