Tags

Related Posts

Share This

La Educación Diferenciada y los Nacionalismos

La Educación Diferenciada y los NacionalismosSalta estos días, al ruedo ibérico de la actualidad, la propuesta de algunos colegios privados y concertados de la península, de querer separar a partir del curso que viene, a los alumnos y alumnas del reino, en clases diferentes, agrupándose todos/as ellos/as por sexos: Las chicas para un lado y los chicos para el otro. Los colegios que han hecho esta demanda, son principalmente confesionales o religiosos, y otros ligados a la pedagogía Montessori.

Diversos estudios de rendimiento académico les avalan: las chicas desarrollan una mayor capacidad de aprendizaje y conocimiento que los chicos. Con este nuevo orden (o no tan nuevo, porque ya funcionó así durante muchos años de régimen franquista, por motivos relacionados con la demonizada sexualidad), pretenden que las chicas potencien esas aptitudes (con p) y desarrollen de manera más eficaz dicha capacidad cognitiva e intelectual.

Los colegios privados están en su derecho de hacer o llevar a cabo su proyecto educativo como les venga en gana (avalado y autorizado, previamente por el Ministerio de Educación). Si quieren experimentar con el chihuahua transiberiano del cabo de Gata, que lo hagan: de lo suyo gastan. Lo que parece a todas luces inaceptable, es que con el dinero de todos/as, acudan a las instituciones públicas (Ministerio de Educación) a sufragar dicho experimento sociológico, con tintes claramente discriminatorios.

Creíamos ya superado el debate pedagógico, que subrayaba la vital importancia de la educación comunitaria: la convivencia en el aula y el desarrollo cognitivo del alumnado, influenciado y promovido por la potencialidad de cada uno de ellos/as, partiendo de las diferencias. En roman paladino: en un aula donde se reparten alumnos/as con mejor rendimiento académico y otros con dificultades educativas, estos últimos logran superar dichas limitaciones y favorece su desarrollo, el hecho de compartir con los/as más aventajados. Las listas no reducen su rendimiento y, sin embargo, los tontos si van desarrollando dichas capacidades.

Algunos/as no se han querido enterar, o si lo han hecho, tiran pa su lao. Analizando fríamente el panorama educativo que nos rodea, y echando la vista atrás sobre posicionamientos anteriores respecto a dicha materia, he llegado a la conclusión final (acertada o no) como posible leitmotiv del caso: La búsqueda de la EXCELENCIA y CALIDAD EDUCATIVA no tiene límites.

Algunos centros educativos, en esa carrera endiablada hacía el éxito y el reconocimiento social (padres/madres, comunidad educativa, etc, etc…) pretenden aunar y encerrar en aulas de metacrilato, a las futuras dirigentes de este país (caso este signifivativo en Francia, con L’Academie de Paris, cuna de políticos y ex dirigentes galos). Mientras, en el camino, esperando que pase su autobús, esperan impacientes los Luismas de España. Esos futuros operarios y mano de obra del próximo capitalismo refundado.

No cometeré el error de pensar que dichos colegios privados o concertados (unos 76, al parecer, llevan funcionando con este tipo de diferenciación) arremeten contra el alumnado desaventajado o cometen el atropello antidemocrático de la discriminación sexual. No lo creo, de veras. Pero puestos a pensar: ¿Qué pasará con las niñas que no progresen tan adecuadamente como el resto de la clase? ¿Los niños que posean capacidades intelectuales superiores, deberán permanecer en aulas donde el nivel educativo sea inferior al suyo propio? ¿Volverán las oscuras golondrinas de tus balcones, sus nidos a colgar?

Entiendo que en la actual España de las autonomías, de las distintas regiones y naciones que intentan convivir desde la igualdad (mal que les pese a los/as violentos y asesinos de turno), no tienen cabida, proyectos separatistas basados en la diferencia, que pretendan por un lado sacar partido propio (formando élites) y, por otro, al mismo tiempo, se acuerde de papá estado para pasar el cepillo con la otra mano.

Comentarios

Comentarios