Tags

Related Posts

Share This

Empatía Adolescente

Empatía AdolescenteCuando tras asistir a un curso, cuanto menos te llevas una o más ideas en la mochila, eso quiere decir que ha merecido la pena.

La semana pasada, acudí a un curso sobre resolución de conflictos con adolescentes. Al frente de tan atractivo título, se encontraba Cristina Merino Ortiz, experta en estas lides.

Podríamos hablar sobre muchos aspectos en torno a este tema, pero permitirme que comparta una reflexión que se planteó en cuanto a la empatía.

Yo planteaba que la empatía era una habilidad muy complicada para trabajar con personas adultas y aún más con jóvenes y adolescentes. Que el hecho de ponerse en el lugar del otro, siempre resultaba más complicado y más aún de ponerse en el lugar de un adulto o adulta.
Cristina me rebatió, dándole la vuelta y mostrando un punto de vista muy interesante.
La cuestión, no es que sea más difícil trabajar este aspecto con jóvenes, sino que quizá la manera de plantearlo, no era la adecuada.

En principio, si les planteamos empatizar directamente con el mundo adulto, el salto les resultará demasiado grande (quizá a la inversa se nos haga muy difícil también a nosotros y nosotras)

La cuestión es bajar a su nivel y buscar ejemplos o empatías intermedias para llegar al fin de empalizar y comprender mejor el mundo adulto. En este caso, el camino más directo no es el más rápido y debemos seguir un proceso de acercamiento progresivo. De este modo, hablamos de poner ejemplos más cercanos, incluso ejemplos con iguales con los que en un principio podrían identificarse con menos esfuerzo.

Ahora mismo, no me acuerdo que ejemplo pusimos, pero podría ser el siguiente:

“Un amigo se queda al frente de su hermana pequeña, ya que pierde a sus padres en un accidente de tráfico” ¿Qué tendría que hacer? ¿Qué límites le pondría (horarios, normas,etc)?
Plantearlo así en lugar de decirles que se imaginen que son padres y cómo y qué límites pondrían a sus hijos.

No sé si el ejemplo que he puesto es claro, pero espero que se refleje la idea.

Al final, la cuestión es empezar desde cerquita, codo con codo, para ir ascendiendo hacía la ansiada empatía.