Tags

Related Posts

Share This

Taza y Media para el Hermano Asier

Taza y Media para el Hermano AsierEl hermano Asier (como él gusta de llamarme, emulando a la relación de Samuel Etoo con De la Morena, jejeje) me mandó un mail ayer preocupado. Me inquiere sobre si me encuentro enfermo o me pasa algo. Hace tiempo que no contesto algunos correos y también hace tiempo que no elaboro una entrada en el Educablog de carácter vivencial, experiencial, reflexivo, personal…, en fin, como quieran.

Ante dicho mensaje, no me queda más que expresar en público mi aprecio hacia mi compañero y amigo ante su preocupación por mi persona y, por otra parte, justificar mi inactividad o inactividades recientes.

Como imaginaréis, esta justificación ya se la di ayer contestándole personalmente. En resumen vine a decirle que estoy a tope en diferentes ámbitos de mi vida; entre que me caso (ah, ¿no les había dicho que me caso? Será que es porque como de poco pata negra, jejeje), entre que queremos ampliar el proyecto Educablog, que ando en mil historias más (radio musical – LFA en BI FM, blog literario…) y que en el trabajo también estamos hasta arriba… pues eso.

Obviamente, a todos y todas los que visitáis este espacio lo que más os puede interesar es esta última parte: la laboral. En resumen, varios casos patas arriba que exigen muy mucho de mí, un programa grupal con adolescentes semanal chulo pero que consume mis energías, una ley de servicios sociales recientemente aprobada en mi tierra que exige de una lectura minuciosa (con lo que la lectura de una ley supone), incorporación de una línea psicosocial y de nuevas formas de funcionamiento en mi equipo… En fin…

Es en estos momentos cuando me acuerdo de esos amigos míos que desconocen nuestra profesión y piensan que nos tocamos las bowlings o que creen que ese trabajo lo haría cualquiera o que yo qué sé; también me acuerdo de mi padre cuando me decía, con su acento de Alaska, que “eso no es un trabajo ni es ná“.

Ojo, esos recordatorios no van cargados de rencor, para nada. Pero sí que, cuando te ves tan abrumado por el currelo diario, les dirías: ale, venga majo, dale candela a ver que sacas tú de aquí.

Por otra parte, volviendo a la parte vivencial o personal, alejándome de nuevo de lo laboral y devolviéndole por tanto a Asier parte de su demanda, es verdad que me hallo en un momento en el que quiero disfrutar de cosas nimias, que exijan poco esfuerzo, que no me agoten, que ni siquiera exija un compromiso fuerte, actividades que, en definitiva, pueda dejar en el momento que me plazca.

Le decía a mi hermano Asier que el Educablog, este blog de Educación Social, era, en este sentido, un gran compromiso; un compromiso por hacer un trabajo digno, por seguir experimentando y exprimiendo estas formas de comunicación que tanto están haciendo por crear redes profesionales y por difundir, en este caso, algunos de los entresijos de una profesión poco conocida.

Por eso, quizá, por esa falta de energía (y eso que acabo de volver de Brasil, amigos) me hallo sin escribir tanto como antes, sin responder a correos, sin dar, casi casi, señales de vida.

Pues nada, hermano Asier, si no querías taza, aquí tienes taza y media. Aquí te dejo que recojas esta vomitona en forma de post, no sin antes agradecerte que mandes mails como el de ayer, que son algo así como catalizadores o impulsores para este que escribe. Seguimos en la brecha, seguimos en la lucha.

Un abrazo!!

Comentarios

Comentarios