Tags

Related Posts

Share This

Trabajadoras Sociales: Rebelión en los Despachos

Trabajadoras Sociales: Rebelión en los Despchos

La primavera ha entrado por el Norte, como un ciclón. El mundo de lo social, ha amanecido con un fuerte descontento (y no es para menos) de sus trabajadoras sociales, hacia la institución para la que trabajan (Ayuntamiento de Bilbao). Las trabajadoras sociales que al trabajar a diario con personas, saben si llueve o hace frio, si nieva o hace calor, llevan de un tiempo de crisis a esta parte, sosteniendo (y nunca mejor dicho) que tienen una saturación de trabajo que desborda la ría: Gestión de ayudas sociales, Complemento de pensiones, Renta Básica, Ley de Dependencia, Ayuda a Domicilio, saturación de citas, falta de personal….

Han acabado por explotar ellas antes de que lo hagan los ciudadanos de la Villa. Esgrimen inconformidades varias, pero una de las que ha trascendido ha sido la realización por parte del Departamento de Acción Social, de unas charlas comunitarias donde se informa y realiza una primera toma de contacto de las personas demandantes de estos recursos, con dicho Departamento. El fin, esgrimen, es aligerar las listas de espera (que duran ya tres meses) para reunirse con las trabajadoras sociales e informar de las gestiones a realizar y en qué consisten esos recursos. Las trabajadoras reprochan que se pierde intimidad con el ciudadano acuciado por una indeseable realidad, y se vierte información personal e intransferible.

Los Servicios Sociales de Base, están pasando a ser también Servicios Sociales de Planta, Pilares, Hormigón y Tejado. Este fin de semana ha aparecido en los medios el político, para templar los ánimos y calmar las aguas revueltas. De la entrevista con el señor Barkala, extraigo dos frases que espero se hagan realidad (por el bien de todos/as: Ciudadanos/as, trabajadoras e Institución):

“(Sobre Renta Básica y prestaciones económicas…) Debería hacerse cargo Empleo o Hacienda, porque el trabajo social es otra cosa: contacto con la calle para identificar situaciones de riesgo, visitas a domicilios para detectar casos de desprotección a la infancia, el trabajo social puro y duro, el que ellas saben y quieren hacer“.

Hago un llamamiento desde aquí, a nuestro compañero Quique, para que invite a este foro y nos presente a la familia de lo social, aunque sea de manera puntual, a una voz autorizada y valiosísima de dicha realidad, que anida en aquellas floreadas tierras de Alaska: ¿Se ve Teresiña a diario en esta encrucijada socio laboral? ¿Cómo intenta gestionar hoy este recurso, cada día más masificado y demandado, una trabajadora social, con los mismos mimbres y presupuestos (o menos), que ayer?

Ilustración: Wufus