Tags

Related Posts

Share This

Mertxe según el Colegio Madre de Dios

A la Familia de Mertxe desde el Colegio Madre de Dios:Los que hemos conocido a Mertxe en el ámbito profesional, en las distintas reuniones que hemos tenido para hacer el seguimiento de alumnos y alumnas del Colegio, ante su ausencia, desde nuestra visión creyente, nos queda el consuelo de esta pequeña historia:

“Hace mucho, mucho tiempo existían millones de estrellas en el cielo. Estrellas de todos los colores: blancas, plateadas, verdes, doradas, rojas y azules.Un día inquietas, ellas se acercaron a Dios y le dijeron: Señor Dios, nos gustaría vivir en la Tierra, entre los hombres. Así será hecho, respondió el Señor.

Las conservaré a todas pequeñitas, tal y como las vemos, para que puedan bajar a la tierra.Se cuenta que, en aquella noche, hubo una lluvia de estrellas. Algunas se acurrucaron en las torres de las iglesias, otras fueron a jugar y a correr junto con las luciérnagas por los campos, otras se mezclaron con los juguetes de los niños y la Tierra quedó maravillosamente iluminada. Pero al pasar el tiempo, las estrellas decidieron abandonar a los hombres y volver al cielo, dejando la tierra obscura y triste.

A medida que ellas iban llegando, Dios les preguntó: ¿Por qué volvéis?

– ¡Señor, no nos fue posible permanecer en la Tierra! Allá existe mucha miseria y violencia, mucha maldad, mucha injusticia…

Y el Señor les dijo: – Claro ¡Vuestro lugar está aquí en el cielo! La Tierra es el lugar de lo transitorio, de aquello que pasa, de aquel que cae, de aquel que yerra, de aquel que muere, nada es perfecto. El cielo es el lugar de la perfección, de lo inmutable, de lo eterno, donde nada perece.

Después que llegaron todas las estrellas y verificando su número, Dios habló de nuevo: ¡Nos está faltando una Estrella! ¿Se habrá perdido por el camino?

Un ángel que estaba cerca replicó:

-No Señor, una estrella decidió quedarse entre los hombres-. Ella descubrió que su lugar es exactamente donde existe la imperfección, donde hay limite, donde las cosas no van bien, donde hay lucha y dolor.

– Pero, ¿que estrella es esa? Volvió Dios a preguntar.
– Es la Esperanza Señor. La estrella verde. La única estrella de ese color.

Y cuando miraron para la Tierra, la estrella no estaba sola. La Tierra estaba nuevamente iluminada porque había una estrella verde en el corazón de cada persona.”

La historia no cuenta que esa estrella era, es …, en este caso, Mertxe, nuestra Mertxe y que hoy todas esas otras personas, personitas que también llevan una estrella verde en su corazón y que van trasmitiendo ese mensaje de que este mundo puede ser más humano, son, somos… todos aquellos que hemos compartido un espacio con élla y, sobre todo, todos las niñas, niños y jóvenes …a los cuales, Mertxe, ayudó a que tuvieran una vida mucho más feliz desde su trabajo en Aldaika. Eskerrik Asko.

Nuestro cariño más sincero desde la Dirección y el Equipo de Profesores del Colegio Madre de Dios:José Carlos Alarcón

Comentarios

Comentarios