Tags

Related Posts

Share This

Hablemos También del Retorno

Habemos También del Retorno

Un cayuco con 45 inmigrantes interceptado en Motril. Una lancha hundida frente a las costas de Lanzarote deja un saldo de 15 personas desaparecidas. Hoy se cumplen 10 años del avistamiento de las primeras pateras con personas sin papeles en las costas andaluzas. El mayor flujo de entrada de personas inmigrantes se produce por los aeropuertos (vía área)

Estas líneas que preceden, son algunas de las letanías informativas con las que nos hemos despertado el último lustro en nuestro país. Letanías por su repetición constante, semilla del amarillismo más rancio, cutre y xenófobo posible. Es la antesala a las generalizaciones y tópicos asquerosos, de los que se nutren los conservadores y retrógrados más catastrofistas. Ignorantes que desean que en algún momento las cosas vayan mal, para recordarnos que ellos, previamente, ya lo anunciaban.

1.- Vienen a invadirnos.
2.- El gobierno les beneficia en todo lo referente a las ayudas sociales y a los de aquí que nos jodan.
3.- Nos quitan el trabajo.
4.- Son unos delincuentes, traficantes y ellas ejercen la prostitución a doquier.

Para corroborar la tesis, la socio-realidad (el amarillismo y medios de información trituradoras) se nutre de casos prácticos (excepcionales) para vendernos la verdad:

1.- Convivencia multiracial en El Egido (Almeria) y sobrepoblación árabe en ciudades de Cataluña.
2.- Personas inmigrantes que montan negocios y no pagan impuestos de ningún tipo (asiáticos)
3.- La inmigración ejerce su actividad en los sectores del Servicio doméstico, profesionales de la construcción y temporeros.
4.- Bandas de la antigua Europa del Este, colombianos y señoritas del Raval o las Ramblas.

Mientras, algunos nos acordamos del crecimiento económico vivido en las últimas fechas en este enladrillado país con el trabajo de todos/as. Me acuerdo de que un día, no hace tantos años, mis antepasados y varios millones más tuvieron que emigrar a otros países y continentes en busca de una vida mejor. Corroboro que, como en cualquier estado democrático que se precie, la regularización de la convivencia y los derechos y deberes de la ciudadanía deben quedar preservados por la Constitución y las leyes. Y quien la quebranta, indistintamente de su apellido, origen, raza o religión debe responder ante ella: con grilletes en las manos recién salidos del Palau o con una media en la cabeza después de pegar el palo en la joyería de la esquina.

Por el camino, leo y me entero de que un buen número de personas están regresando a sus países de origen debido a la crisis y la falta de oportunidades laborales en nuestro país. En la actualidad hay 17.000 personas inmigrantes menos empadronadas, respecto a junio. En los últimos meses se han acogido a los dos programas de retorno voluntario que han instaurado diferentes instituciones (Gobierno y Cruz Roja) 5.500 personas.

El paro está incidiendo en el 16,1% de la población activa española y el 27,5% de población inmigrante. Como ven, el gobierno siempre ayudando a los de fuera.