Tags

Related Posts

Share This

March-Crisis

March-CrisisEchando la vista atrás, a los años anteriores como Educador, me he dado cuenta de que tengo un síndrome.
No sé si será minoritario, o incluso una de esas enfermedades raras que sólo tienen unos pocos y que por tanto, pasan desapercibidas.

Os explico, yo tengo March-crisis, y es que todos los años por esta época, empiezo a sentir síntomas claros… Primero, empiezan las pesadillas, no descanso, tengo innumerables sueños estresantes, sueño con todo y con muchas cosas del trabajo y me levanto de mal humor.

Después empiezan los nervios. Estoy inquieto, tenso, aún pasando de cafés y demás excitantes… Entonces, suena el run-run en mi cabeza y la centrifugadora de ideas no para.

Voy avanzando en el día a día, y como todo el año, hay una de cal y una de arena, pero en este estado incipiente de March-crisis, los negros parecen más negros y entro en una barrena de negativismo.

Normalmente, se me suele pasar gradualmente, así empiezo a descansar mejor y comienzo a valorar en su medida las cosas positivas.

Aún así, siempre tengo dudas de que se vaya a pasar, incluso llego a pensar si esta March-crisis, enfermedad pasajera, va a evolucionar esta vez y se va a convertir en una enfermedad crónica.

Supongo que este es un riesgo de enfermedad laboral que no es tan raro…

Así hablando con una compañera, ella me dice que tiene la June-crisis y con mi amigo de Deusto, que tiene la October-crisis. Incluso conozco a un educador que desarrolló la enfermedad por completo y ahora trabaja como ebanista y según me comenta, está totalmente recuperado.

Me cuenta como sus síntomas fueron agravándose y como tuvo que cambiar de profesión al llegar a un punto de no retorno.

– Ahora duermo a pierna suelta – afirma sonriente.

Por mi parte, sigo sin descansar por las noches, esperando que en el próximo despertar remitan los síntomas y por este año se acabe la March-crisis.