Tags

Related Posts

Share This

DesCuenta Tópicos

DesCuenta Tópicos

“A los inmigrantes y a los gitanos les dan más ayudas sociales”. “Los chinos no pagan impuestos para abrir sus negocios”. “El dinero que la gente dona a las ONG’s no llega”. “Los moros son unos ladrones”. “Los tíos siempre tienen ganas de sexo”. “Los blancos no la saben meter”. “Los catalanes son unos agarraos, los andaluces unos vagos y los madrileños unos chulos”.

¿Cuántas veces has escuchado frases de este tipo? Es más, ¿cuántas veces hemos emitido nosotros mismos expresiones de este tipo? Hablamos de prejuicios, de tópicos que, cada vez más, se instalan entre nosotros y que acaban convirtiéndose en una realidad casi irrefutable.

Y aunque algunos puedan ser bobadas que no van más allá, otros pueden generar valores y prejuicios que acaban por perjudicar a otras personas, sobre todo a inmigrantes y así, lo que se viene llamando ese racismo de baja intensidad.

Hay que reconocer que es difícil luchar contra ese tipo de sentencias y muchas veces cuesta contestar a la gente que, vehementemente, utiliza ese tipo de expesiones como argumentos válidos. Sin embargo, lo mejor de todo es que el principal arma que tenemos es la Verdad, es decir, demostrar con datos fehacientes e inequívocos que esos tópicos no son ciertos.

Este es el objetivo que persigue la loable iniciativa impulsada por la gente de Canal Solidario, en colaboración con la web Periodismo Humano, que se llama DesCuenta Tópicos. Una propuesta generada para que la gente, como si de un pasatiempo veraniego se tratase, exponga con argumentos contrastados y reales que esos prejuicios son equivocados.

Además, esta participación tiene premio ya que para los comentarios más prácticos e ingeniosos que mejor ayuden a desmontar esos tópicos, sortean tres cestas de productos de comercio justo.

Yo ya he participado, tratando de desmontar el típico “a los inmigrantes les dan más ayudas en los servicios sociales” a partir de mi experiencia laboral de más de seis años en este ámbito.

Os animo a participar. Seguro que podéis desmontar muchos de esos dañinos topicazos con vuestra experiencia, con vuestro trabajo o porque, en definitiva, conocéis de manera directa una realidad en la que casi nunca se apoyan este tipo de sentencias.