Tags

Related Posts

Share This

Muyer contra Mujer

Acabamos de regresar del 1er Encuentro Estatal de Profesionales de la Comunicación y la Educación Social celebrado en Gijón y ya tenemos ganas de empezar el segundo.

Decenas de anécdotas, visiones, propuestas, ideas revolucionarias (al menos dentro de la Educación Social) e incluso gags humorísticos, para guardar en nuestra memoria. De todas ellas, rescato a la vez una interrogante que se torna en alabanza o reconocimiento: ¿Porqué hay tan pocas (pero excelentes) mujeres representadas en este Encuentro, cuando históricamente es una profesión de mayoría femenina?

Las casuísticas son variables y no creo que haya una sola causa o razón principal de desajuste. En Bizkaia, corría el año 2009 cuando se estamparon las firmas correspondientes al Segundo Convenio de Intervención Social (Gizardatz). Durante las diferencias allí habidas y con cinco manifestaciones más dos jornadas de Huelga transcurridas, uno de los temas centrales reconocidos por las masas protestantes o reivindicativas, era la notable ausencia de féminas. Tanto en la calle como en la mesa negociadora. Variable esta que parece no vaya a cambiar mucho durante el proceso negociador del próximo convenio.

Compruebo, entre melancólico y algo triste, como sólo tres mujeres de un grupo de trece, forman parte del Comité Científico que cocina el próximo Congreso estatal de Educación Social a celebrar en Valencia durante el mes de mayo de 2012.

Así y todo, hoy este artículo quiere reconocer la labor, participación y dinamización que muchas mujeres realizan a esta nuestra profesión. Desde un Blog, hasta una vocalía o presidencia de una Asociación/Colegio Profesional, pasando por la docencia o la representación delegada de un aula universitaria.

Quiero romper una lanza a favor de las participantes, oyentes y activistas de las diferentes formaciones, Congresos, Jornadas y actividades relacionadas con la Educación Social, sin esperar nada a cambio pero luchando por un cambio. Por un mayor reconocimiento de/en nuestra profesión. Quiero acordarme este día, de aquellas educadoras que levantaron con su esfuerzo una asociación socio-educativa o dirigieron con éxito una obra de teatro basada en el funcionamiento de unos Servicios Sociales.

Al fin y a la postre, el camino debe ser el iniciado, obviando si fuera posible la canción de Mecano que reza en el título y aquellas deficiencias que siempre las habrá, allá donde haya personas: mujeres u hombres.

A Susana, María e Isabel!!