Tags

Related Posts

Share This

El Orbayu

El Orbayu

Llueve dentro del Malayerba. Mientras, escuchamos al cantautor Dani Merino junto a un compañero de viaje. Ante nosotros, unos grandes vasos de vermouth cuidadosamente preparado… Por un momento llegan a nuestros oídos los ecos de las voces de la noche anterior en una experiencia inolvidable más de los que habitamos el Educablog.

Por un instante, saboreo el dulce sabor del bizcocho casero aliñado con burbujeante cerveza y el olor intenso de chocolate que desprenden los “Bilbainitos” de aquí para allá.

Nunca una merienda me supo tan suculenta y tan reflexiva. Una gran iniciativa de APESPA. Grandes alquimistas de la Educación Social, que unen buen gusto junto con intención y mucho, mucho trabajo.

Una experiencia grande, la de Oviedo moviendo el árbol de la Educación Social, haciéndolo visible, gritando a los cuatro vientos. ¡Estamos aquí y somos educadoras y educadores sociales!

Y que reconfortante es ver como la Universidad nos abrió sus puertas, antes, al mediodía.

Por un momento, en un aula se juntaron profesora, alumnas y educadores sociales… analizando, reflexionando, construyendo juntos.
Una pequeña experiencia en tiempo, pero ejemplo de lo que debiera ser un camino compartido en el que todas las personas implicadas crezcamos y, sobre todo, que crezca la Educación Social.

Afuera del Malayerba (nunca muere) sigue lloviendo y a pesar de que la gotera no esté encima de nuestras cabezas, tengo la sensación de que algo nos ha empapado hasta el interior, constante, silencioso, pero intencionado. El Orbayu asturiano nos ha calado hasta los huesos y ya nunca se secará su poso húmedo, pero tan cálido…

¡Viva el Orbayu!

PD: Gracias a todas las personas que “construyeron” esta inolvidable experiencia. Estamos felizmente condenados a encontrarnos.