Tags

Related Posts

Share This

“Promoción de la Igualdad. El Reto de la Sociedad del siglo XXI”

Somos Diferentes. Somos Iguales“. Este fue un lema que allá por ¿los 90? invitaba a la gente a reflexionar en torno a que, a pesar de las diferencias que, afortunadamente, nos definen como personas únicas, somos iguales en el propio concepto de persona. Un eslogan, en definitiva, que venía a reivindicar la Igualdad en su más amplia acepción.

Dicha campaña que, a decir verdad, no recuerdo bien de dónde venía promovida, pudo servir para, efectivamente, hacer pensar a mucha gente e incluso, quién sabe, pudo servir para que muchas personas se decantasen por vincular su vida personal y profesional en torno a la defensa de este valor igualitario.

Para esas personas que trabajan, para esas personas que, aún no trabajando, muestra interés y para esas personas que tienen interés en formarse en el ámbito de la Igualdad, hoy vengo a presentarles un librito, un pequeño módulo titulado “Promoción de la Igualdad. El reto de la Sociedad del siglo XXI”, escrito por la pedagoga Susana Cela López y editado por la editorial viguesa Ideas Propias.

He de reconocer que recibí este título de mano de un viejo amigo virtual (experto en esto de los libros) quien me hizo ver que, a lo mejor, podía ser de mi interés dada mi profesión y dado que escribo en un blog dedicado a la Educación Social. He de reconocer, asimismo, que cuando lo recibí pensé que el librito en cuestión versaría sobre Igualdad de Género y, sin embargo, al leer su introducción recordé que la Igualdad es un concepto que se puede aplicar en muchísimos ámbitos de nuestras vidas (social, legal, racial, sexual, económico, etc…)

Adentrarme en sus páginas también me hizo recordar que las desigualdades (contra las que se promueve la igualdad, obviamente) no suelen surgir por causas naturales, si no que son creadas por el ser humano; a través de la lectura de esta obra de apenas 52 páginas, se hace un recorrido histórico en torno a la evolución del concepto de Igualdad, partiendo de la Antigua Grecia y llegando a la Declaración Universal de los Derechos Humanos, un recorrido que, por señalar algo de lo que adolece, peca de ser excesivamente etnocentrista; asimismo, también se puede encontrar en este módulo formativo un repaso a los diferentes marcos legislativos que tanto a nivel mundial (la citada Declaración Universal) como a nivel estatal (la Constitución de 1978) tratan de estructurar y garantizar la igualdad de todas las personas (capítulo que, personalmente, me lleva a la conclusión de que estamos ante auténticos papeles mojados, pese a ser referenciales)

Con todo, la autora también ahonda en los conceptos de Discriminación Positiva y Discriminación Inversa, planteando la pregunta de si estos métodos garantizan la Igualdad o son contrarios a la búsqueda de la misma. Por último, este “Promoción de la Igualdad. El reto de la Sociedad del siglo XXI” dedica sus episodios finales al Estado del Bienestar como marco en el que se ha de implementar o implantar la Igualdad para que, precisamente, sea un verdadero Estado de Bienestar, y, para acabar, Cela López propone fomentar la Igualdad a través de la transmisión de valores en ámbitos como el familiar, el académico, el laboral y el de los medios de comunicación.

Un librito, en definitiva, que, como veis, me ha hecho recordar muchas cosas por las que trabajo, me ha hecho rememorar eslóganes pasados y me ha llevado a pensar, de nuevo, en la Igualdad como uno de los grandes objetivos a perseguir como Educadores y Educadoras Sociales. Una obra, por tanto, de carácter muy práctico, también muy didáctoco o académico y en el que, por ponerle algún pero, he echado en falta un capítulo dedicado a la importante labor que los diferentes movimientos sociales han hecho, a lo largo de la historia, en pos de este ideal.

Comentarios

Comentarios