Tags

Related Posts

Share This

El reto de las TICs, ¿es nuestro reto?

El post que vas a leer a continuación fue publicado el pasado día 29 de enero en el blog de la Comisión Ciudadana Anti Sida. Si no lo leíste entonces, lo reproducimos aquí. Como siempre, tu opinión sobre el mismo en el apartado dedicado a los comentarios.

El pasado mes de diciembre el equipo de Educablog tuvimos la oportunidad de dar un curso en Bilbao sobre las TICs y el Tercer Sector. Como ponentes del mismo, nos tocó ordenar ideas y preparar un contenido atractivo que, sobre todo, despertase curiosidad y azuzase las conciencias de las personas que íbamos a tener delante.

¿Por qué decimos despertar o estimular conciencias? Recuerdo hace unas semanas que conversaba sobre las ya no tan nuevas tecnologías con un compañero de trabajo y éste me mostraba su rechazo ante las mismas. Me vino a decir que yo me dedicase “a las TICs esas”, que él tenía bastante con educar.

A esto nos referimos con despertar conciencias, ya que parece que el halo de intervención directa que inunda el tercer sector sea incompatible con las TICs, como agua y aceite que siempre tiendan a separarse.

En este sentido, jugábamos con ventaja, ya que las personas que se apuntaron al curso lo hicieron voluntariamente y vestidas de motivación e interés. Siendo así, surgieron interrogantes, pequeños debates y sobre todo reflexiones muy interesantes.

Por un lado, se vieron ejemplos reales de asociaciones que están haciendo esfuerzos ingentes por aplicar las TICs dentro de las mismas con el fin de mejorar la organización y sus comunicaciones internas, facilitando el tan cacareado trabajo en red por medio de herramientas como Google Docs o iCloud, lo que se suele conocer como trabajo en la nube y que nos permite acortar distancias y facilitar la coordinación.

Otro ejemplo es el de mejorar la imagen de nuestra entidad. “Existir como entidad en la red” y de paso mejorar la comunicación con nuestros clientes (vía páginas webs, redes sociales, correos electrónicos) o propugnar el ciberactivismo (movimiento 15M) entre otras potencialidades.

Por último y no menos importante, podemos mejorar la intervención socio-educativa con nuestros usuari@s por medio de la ciberconferencia o responder a una duda sobre sexualidad de un adolescente a través del Tuenti.

Ante lo expuesto, probablemente mi compañero contestaría que la mejor intervención es la que se da en persona, cara a cara y que este tipo de intervención es secundaria, dando así por bueno el título de aquel maravilloso artículo de Jaume Funes: “Educadores analógicos de estudiantes digitales”.

Nosotros desde nuestra experiencia le contestaríamos que en ningún caso la intervención, coordinación, formación o comunicación online debería pretender sustituir la parte offline, el vernos las caras, el sentirnos y el olernos. Esa no es la idea. El quid de la cuestión sería que ambas se complementasen.

Como comentó muy acertadamente en la mencionada formación nuestro amigo y compañero Cosme “no nos podemos permitir el lujo de no estar en la red, ya que nuestr@s usuari@s están ahí ”.

Nos encontramos inequívocamente ante un nuevo espacio de intervención, ante la nueva calle, la nueva plaza, un nuevo Foro…

Es importante seguir interviniendo en primera línea y no dejar de lado el cara a cara pero de nosotr@s depende ampliar nuestra visión de campo y responder a las nuevas necesidades que, por otro lado, no nos engañemos, son hoy, son ahora mismo, y están ocurriendo en este preciso instante: Smartphones, ordenadores portátiles, tablets y ipads son testigos materiales de esta realidad cambiante.

Otro apasionante reto para tod@s los profesionales de la educación en general y la educación social en particular, ¿no creéis?