Tags

Related Posts

Share This

TIEMPOS DE RESOLIDARIDAD

TIEMPOS DE RESOLIDARIDAD

Viaje a Alemania, tierra prometida en pleno siglo XXI. Aún la sustentan viejas historias sobre el milagro económico, el equilibrio natural y su relevancia con lo verde y la relación de responsabilidad que le ocupa en una Unión europea moldeada a base de reuniones de fin de semana.

Es mi tercera visita al país teutón y siempre respiro un aire civilizado y formalista. Coincidimos con las elecciones generales, donde la eterna canciller parece haberse perpetuado. Tiene cierta lógica, incluso europeística, dado que las alternativas no se atisban mucho más constructivas. Los esloganes rezan más menos una misma linea temática: “ Alemania no debe pagar la crisis y deuda de los paises europeos ”.

El SPD y los Verdes, abogan por una serie de reformas de corte social bajo el lema : “ Quiero una Alemania que sea fuerte por ser justa ” . Buenas intenciones, siendo minoria los que lo creen. Por lo menos, las finanzen macroeconómicas les dicen otra cosa. Los liberales dudan de la vigencia y solvencia de la Unión, ensoñando una vuelta a la maquinaria autóctona y autonóma de la propia nación.

El mensaje de la CDU con Merkel a la cabeza, ha sido quizás, el más claro y conciso, llegando más nitidamente a la ciudadanía de a pie: “ Solidaridad: si; pero no gratuita ”. Mirándolo bien y alejando las fobias antialemanas de los últimos tres años, el mensaje pareciera socio-educativo a todas luces.

La idea se ha extendido y en la misma linea que promulgó nuestro presidente Rajoy hace ya un año con motivo del mancillamiento de la Ley de Dependencia (“ hay que seguir hacia adelante, con lo que se pueda ”), viene a describirse la monarquia holandesa. La misma que a pie de carruaje, se atreve a anunciar el “ fin del estado del bienestar ”, resignando a sus ciudadanos (sobre todo a los más desfavorecidos) a un “ próximo estado del estar o malestar ”.

Un nuevo sistema basado en la solidaridad directa entre los ciudadanos (familiares, amigos, vecinos, compañeros…) y la iniciativa privada. Ya lo oímos tambien por estas tierras en forma de “ sociedad participativa ”. Icono declarado de la educación social, no creen ?

No comparto los postulados conservadores, este ni casi ninguno, pues quien no pretende cambiar las cosas, siempre intentando mejorarlas, permanece pero no progresa. Pero ello no quita, para que visualicemos nuevos proyectos de sociedad o modelos de estado, donde se ensalce la co-responsabilidad y participación.


Pero entonces, que está sucediendo para que políticas de este tipo llevadas a cabo por un partido de centro-izquierda (caso de Holanda) sean duramente criticadas y defenestradas ? Acaso nuestro trabajo comunitario y de marcado acento social no ha estado bien dirigido en la última década, derivado en ocasiones hacía el asistencialismo ?

Un nuevo discurso con nuevas reformulaciones de lo social, donde conjugar bienestar y coherencia con los recursos existentes; no sea incompatible, han de ser algunas de las ideas madre con las que convivir. Niego a la mayor, la inhibición del estado de sus obligaciones hacia sus conciudadanos , de la misma forma que rechazo la desvinculación del individuo con su medio, delegando sus quehaceres como tal y demandando derechos inalienables.

No es tiempo de caridad ni pervivencia, pero quizás si necesitemos revertir mayor parte de cada uno de nosotr@s como resorte activo de nuestras sociedades y naciones. Una nueva solidaridad, reinventada a pleno siglo XXI.

Foto: Educablog ” Frankfurt an Main “