Residencia de Educación Social o la Inmersión Vital y Práctica de futuros Educadores

resindecia

Hace unas tres semanas, un intercambio de misivas con Sera Sánchez al respecto del polémico Operación Palace, impidió que cumpliese con el tema que me había marcado para escribir en EducaBlog. Una iniciativa interesante que se está desarrollando en nuestras adoradas tierras galegas y que, a mi modo de ver, supone una innovadora experiencia de Educación Social. Un proyecto de carácter formativo y vivencial que supone una gran inmersión para una futura o futuro profesional y una actividad de gran provecho para las personas que se ven beneficiadas de la misma. Estoy hablando de la Residencia de Educación Social de Boiro.

¿Que qué es eso de Residencia de Educación Social? Bueno, vamos a ver si soy capaz de explicarlo y, en caso de que lo sea, apunten la mayor parte del mérito a Sofía, presidenta del Colegio de Educadoras y Educadores Sociales de Galicia y mi fuente principal para la elaboración de este post. Como ya he dicho, se trata de un proyecto, capitaneado e impulsado por la Universidade de Santiago de Compostela, el Concello de Boiro (A Coruña) y el propio Colegio, en el que se pone a disposición de estduiantes de este grado o recién titulados los recursos socioculturales o el tejido asociativo de una parroquia o municipio para tratar de impulsarlo.

Quizá el hecho diferenciador de este proyecto se base en la metodología o forma de acceder por parte de las Educadoras o Educadores a estos recursos. Y es que la idea es que convivan con la población, con los vecinos y vecinas de ese pueblo, contando con sus casas para dormir o comer, disponiendo de la casa de cultura para poder alojarse, marcándose la continuidad en el tiempo que persona la persona estime conveniente. Es decir, una inmersión vivencial y práctica, basada en la convivencia con la comunidad en la que va a intervenir, adquiriendo, de esta forma, una experiencia educativa, vital y de práctica profesional de alta intensidad. El concello o municipio, por su parte, se aprovechará de esta relación obteniendo una dinamización cercana de sus espacios colectivos.

La experiencia, con todo, ya se ha llevado a cabo en el concello de Boiro y la evaluación ha sido muy satisfactoria, tanto por parte de las instituciones promotoras (tal es así que ya se ha confirmado la continuidad de la residencia) como por lo que han trasladado las dos Educadoras Sociales que ya la han vivido. Por ejemplo, en este blog, Coñecendo Abanqueiro (municipio del concello de Boiro), se pueden ver las actividades que se han llevado a cabo gracias al trabajo de recuperación y visbilización y de desarrollo comunitario realizado por una de las participantes.

Asimismo, no quería dejar de mencionar en esta entrada de presentación de este proyecto de Residencia de Educación Social a uno de sus principales artífices, el técnico de cultura de Boiro, Alberto García. Este activo y activista profesional, ideó este innovador programa a partir de la reflexión en torno al concepto de decrecimiento cultural (añadan, si quieren, otros adjetivos), proponiendo, a partir del mismo, modelos de cooperación local, generación de grupos de trabajo con expertos locales y espacios de ciudadanía directa, como elementos donde repensar la gestión cultural. Y lo mejor de todo (siendo yo egoísta), pensando en nuestra figura profesional como actriz principal para ello.

En fin, que, como ya dije antes, no sé si habrá quedado suficientemente claro de qué va esto de la Residencia de Educación Social de Boiro. En todo caso, Sofía, Alberto o cualquier otra persona queda invitada a hacer las aportaciones o matizaciones que estime conveniente en el espacio destinado a los comentarios.

Con todo, a mí sólo me queda aplaudir iniciativas como éstas, novedosas, atractivas, innovadoras, frescas… y esperar, por qué no, que alguien de cualquier otro lugar, de cualquier otro punto geográfico que lea ésto se anime a “replicar” esta experiencia en su municipio, comunidad, etcétera.

*La imagen que acompaña el post se ha extraído de una noticia de La Voz de Galicia al respecto de este proyecto.