¡Para el Rumor en Getxo!

Foto perfil Ekain

El pasado año 2013 el Ayuntamiento de Getxo desarrolló la estrategia antirumores, un llamativo proyecto piloto de sensibilización basado en la experiencia de Barcelona que pivota en el poder de transformación que cada persona tiene en su entorno cotidiano de relaciones en relación con el racismo y la xenofobia. Representa un ejercicio de responsabilidad ciudadana, pero también institucional, para caminar hacia sociedades inclusivas y cohesionadas con vecinos y vecinas que adoptan una postura activa frente a la discriminación.

Ekain Larrinaga Muguruza es el técnico encargado de este interesante proyecto desarrollado por la Concejalía de Servicios Sociales en el Municipio de Getxo. Pero mejor que yo, dejo que te presentes tú Ekain…

Soy Técnico de Inmigración e Interculturalidad en el Ayuntamiento de Getxo (Bizkaia) desde el año 2004. Me licencié en Derecho y los derroteros de la vida me han llevado hacia la intervención social y las políticas públicas de gestión de la diversidad.

Aunque los años dedicados a la asesoría jurídica en materia de extranjería han sido muy importantes para el trabajo que hoy desempeño, lo cierto es que participar en el proyecto de la Escuela de Mediación Social Intercultural de Madrid fue determinante para seguir mi rumbo profesional actual.

Los proyectos que desarrollamos en Getxo tienen que ver con la apuesta institucional de adaptación de las políticas municipales desde un punto de vista intercultural y transversal, así como el desarrollo de programas y acciones específicas de acogida, de sensibilización y de participación de la población inmigrada en el municipio.

¿Por qué es necesario iniciar un proyecto como antirumores y en este momento?

Antirumores es la marca bajo la cual se desarrolla una estrategia que aborda una cuestión preocupante en las sociedades occidentales contemporáneas: el crecimiento de las percepciones y actitudes negativas hacia las personas inmigrantes y la diversidad cultural.

En 2013 el Ayuntamiento de Getxo se embarcó en un proyecto auspiciado por Open Society Foundations en el que junto con el Cabildo de Tenerife y las ciudades de Sabadell y Fuenlabrada se planteaba recoger y adaptar la exitosa experiencia Antirrumors del Ayuntamiento de Barcelona.

El Ayuntamiento de Getxo en su Plan de Legislatura 2012-2015 recoge entre las acciones: Desarrollar una programa local de agentes antirumores coordinado con otras acciones locales en la misma línea (ámbito vasco, estatal y europeo) y lo calendariza para los años 2013-2015.

Según el Barómetro vasco de percepciones y actitudes hacia la población extranjera 2012 (Ikuspegi), el Índice de Tolerancia mostraba un empeoramiento generalizado de las actitudes y percepciones de la sociedad vasca hacia la inmigración (en todos los grupos analizados: Tolerantes, Ambivalentes y Reacios).

A ese crecimiento contribuyen decididamente los estereotipos negativos y prejuicios hacia la inmigración que son difundidos por medio de rumores y generalizaciones vagas e infundadas. Todas las personas somos potenciales emisoras y receptoras, pero hay algunas que al emitirlos desde posiciones sociales o profesionales referentes provocan consecuencias aun más graves (efecto gasolina al fuego): no es lo mismo que lo diga un familiar en una comida de familia, que lo reciba de un funcionario/a en la ventanilla de un servicio municipal, o más aun, de una persona con cargos y responsabilidades políticas.

Para la estrategia de Getxo hemos contado con la participación del equipo de la UPV que elabora esta investigación anual.

SOS Racismo (Informe anual 2013) apuntaba la necesidad de trabajar de manera concreta y activa desde las instituciones para atajar las percepciones negativas que generan racismo de baja intensidad.

Este informe también nos recordaba que la sociedad ha tenido una buena reacción general ante el fenómeno de la inmigración, y en términos de conflictividad no hay indicadores reseñables si se compara con otros países europeos, pero hay que evitar caer en la autocomplacencia.

La responsabilidad en la prevención es una labor de toda la sociedad, y dicho informe señala especialmente a las y los políticos, a la academia y al mundo asociativo.

¿Qué se plantea conseguir con este proyecto en clave de máximos y también en clave de mínimos?

El proyecto es una estrategia de sensibilización en el sentido que indica el Observatorio Español del Racismo y la Xenofobia (Oberaxe):
Conjunto de acciones que pretende influir sobre las ideas, percepciones, estereotipos, conceptos de las personas y de los grupos para provocar un cambio de actitudes en nuestras prácticas sociales, individuales y colectivas. Es el resultado de la influencia de unas personas sobre otras para provocar cambios de actitud mediante el aporte de información y la participación.

El proyecto, en suma, pretende contrarrestar los estereotipos negativos, los tópicos y los falsos rumores que circulan sobre la inmigración y la diversidad cultural en nuestro municipio, porque dificultan la interacción y la convivencia, y porque pueden derivar en actitudes discriminatorias y racistas.

Una de las grandes virtudes del proyecto es que parte de una premisa: cambiar los estereotipos y prejuicios de las personas es un propósito a largo plazo. Era Einstein el que decía que desintegrar un prejuicio es más difícil que desintegrar un átomo.

En esencia es mucho más fácil prevenir la formación de estereotipos y prejuicios con educación social temprana que reducirlos cuando ya se han formado e instalado.

Ahora bien, eso no nos impide asumir que es la utopia la que nos marca un horizonte para seguir andando. Y en el caso del posicionamiento antirracista –que es en esencia lo que hay detrás de Antirumores– lo importante es que la ciudadanía camine hacia un horizonte antirracista y no cese:

  • Es preciso reducir los espacios de impunidad del estereotipo negativo y el prejuicio: no, no se puede decir lo primero que nos pase por la cabeza, y debemos propiciar una sanción social, como nos ha demostrado el feminismo y el enfoque de género en las políticas públicas.
  • Es preciso que las personas asuman su capacidad individual de romper la espiral del silencio: la que se produce cuando una voz suena más alto porque las otras callan.
  • La estrategia ciudadana se complementa y se realiza en consonancia con un discurso institucional que se emite alto y claro en la línea antirumores y que tiene un prescriptor de opinión privilegiado: el propio alcalde del municipio y la institución (que por cierto, lo ha respaldado unánimemente a través de todos los representantes políticos del pleno de Getxo ).

    Hemos hablado del por qué y el para qué del proyecto, pero aterrizando todo lo dicho…¿Qué iniciativas concretas se han llevado a cabo?

    A pesar de que los estereotipos negativos hacia la inmigración se reproducen en distintos lugares y momentos (ayudas sociales, trabajo, violencia, ocupación del espacio público, exención de impuestos para comercios…), lo cierto es que adquieren objetos, formas e intensidades diferentes y ha sido preciso realizar un trabajo diagnóstico para la identificación de los más presentes en Getxo y seleccionar aquellos sobre los que se consideraba más urgente actuar.

    La presentación de la campaña y el reclutamiento de personas voluntarias se realizó utilizando la prensa local así como una carta del alcalde, Imanol Landa, en la que invitaba a participar a entidades sociales de ámbitos diversos (inclusión, educación, cultura, euskera, cooperación, juventud y tiempo libre, igualdad, personas con discapacidad…). Como resultado, más de 50 personas, en su mayoría procedentes de movimientos sociales, asistieron a la citada jornada. 25 de ellas mostraron voluntariamente su adhesión a un proceso de formación que se iniciaría 2 semanas después y que se desarrolló durante 6 sesiones de 2 horas.

    El proyecto trabaja en los tres componentes de la actitud prejuiciada: en el cognitivo, en el afectivo y en el comportamental. Aporta información y formación a las y los agentes y a la sociedad en general; pivota sobre el papel que los agentes juegan en sus espacios de referencia y trabaja los elementos emocionales y comunicacionales que pueden desplegar; y por ultimo ofrece referentes cualificados para trabajar la parte comportamental: alcalde o personas relevantes en la vida social y cultural que se posicionan en materia antirumores.

    A lo largo de este proceso, el grupo recibió formación teórica sobre los estereotipos y prejuicios, ha conocido los mecanismos de creación y propagación de los rumores, y se formó en habilidades comunicativas y emocionales para responder en las ocasiones en las que aparecen estos rumores.

    En concreto, el grupo identificó y enunció los 7 rumores que consideró más presentes en el municipio; generó su propio material antirumores fruto de sesiones de análisis, discusión y contraste de argumentos sobre cada uno de ellos hasta alcanzar un argumentario compuesto por mensajes básicos, predominantemente afectivos, sustentados en pocos pero importantes datos, y fácilmente defendibles; y pudo profundizar en cada rumor gracias a un dossier informativo ampliado cuyo contenido sigue abierto a la mejora.

    A las y los agentes se les propuso aplicar la metodología “bola de nieve”, utilizada en el ámbito de la prevención de drogodependencias.

    Implica que cada agente –agente informativo- asuma el compromiso de llegar a 10 personas con este mensaje y procure que cada una de esas personas –agentes multiplicadores- llegue al menos a otras 10 (de esta manera, si al menos 15 personas transmitieran la información a 10 y éstas a su vez a otras 10, llegaríamos a 1.500 personas que recibirían el mensaje).

    Lo cierto es que no todas las personas han respondido de igual manera ante esta metodología, pero aun así nuestra previsión más optimista ronda los 1000 impactos.

    Para apoyar su trabajo se ha diseñado una campaña de comunicación, Al loro con los rumores .

    Se editaron 3.500 ejemplares de un folleto de mano con los 7 rumores y su contra-argumentario, 2.500 chapas y pegatinas con la imagen de la campaña y se presentó públicamente en un espacio de impacto mediático como es el Festival Internacional de música Getxo Folk de la mano Kepa Junkera, el reconocido músico y compositor vasco, acompañado de autoridades políticas municipales y agentes antirumores del municipio. Estos materiales son herramientas de trabajo fundamentales para las y los agentes en su tarea de bola de nieve.

    La segunda parte del proyecto se inspiró en la postura adoptada por las instituciones en la reducción de espacios de impunidad de la violencia de género.

    Pensamos que es fundamental el ejemplo que transmiten las instituciones, en general, y sus representantes, en particular: son modelos que prescriben opinión, actitudes y comportamientos entre la ciudadanía. En el caso de Getxo se ha considerado fundamental la implicación de las y los concejales representados en el Ayuntamiento (gobierno y oposición) como prescriptotes de opinión en un proceso de formación específico.

    Necesitamos que interioricen y asuman su papel como punta de lanza en el trabajo de transformación de nuestra sociedad. Esta formación fue impartida también al menos a un grupo de personas trabajadoras de la institución que desarrollan funciones de dirección o coordinación, especialmente de servicios de carácter comunitario o relación con la ciudadanía. Fue un espacio para explorar posibilidades de colaboración, como de hecho ya se están produciendo en los ámbitos de Juventud, de Igualdad y Normalización Lingüística.

    ¿Cuál es la población a la que está dirigida el proyecto?¿Es una en concreto o se pretende llegar a la población en general?

    El proyecto está dirigido a la población en general porque como decíamos al principio, los estereotipos negativos están presentes en todos los ámbitos de la sociedad y rondan a todas las personas.

    Ahora bien, somos conscientes de que las destinatarias directas de las acciones formativas han sido aquellas personas que de alguna manera están cansadas de asistir a conversaciones en las que se sueltan sin complejos comentarios estereotipados, generalizaciones, o afirmaciones infundadas en relación a la inmigración y la diversidad cultural.

    Son personas que realizan un ejercicio de ciudadanía crítica y quieren ir más allá, adquiriendo habilidades y dotándose de argumentos que persiguen reducir esos espacios de impunidad de los que parecen gozar estos comentarios. Y lo hacen desde un convencimiento; si no se frenan estos discursos, los muros que separarán a las personas autóctonas de las inmigrantes serán cada vez más altos y los riesgos de fractura mayores.

    El público indirectamente destinatario es la población en general, que recibe un mensaje claro de prescriptores de opinión cualificados como el alcalde de la ciudad o los partidos políticos representados en el pleno, pero también de otros agentes relevantes de la cultura u otros ámbitos (en el caso de Getxo, Kepa Junkera y el rapero El Chojin).

    En la estrategia 2013 pudimos constatar que no estábamos llegando al público joven y adolescente, de modo que en 2014 nos hemos planteado modificaciones tendentes a testar la estrategia en este sector de población

    Como seguidores del proyecto, en Educablog hemos observado el peso que tiene la comunicación en el proyecto ¿Cuál es la razón de dicho esfuerzo?

    Barcelona nos lo advirtió desde el principio. La estrategia comunicativa es fundamental para la vida de este proyecto. También nos advirtieron que era harto probable que el impacto mediático fuera muy alto.

    Podemos decir sin rubor que en la experiencia piloto muchas de las acciones comunicativas que hemos desarrollado han surgido sobre la marcha. Pero al menos una cosa sí que la hemos tenido clara: era preciso ofrecer información constante sobre la evolución y contenidos del proyecto utilizando notas y ruedas de prensa difundidas por canales institucionales para captar la atención de los medios de comunicación.

    En ese sentido consideramos que la atención prestada rebasó nuestras expectativas, y que además se ha sostenido autónomamente en el tiempo.

    Un gran acierto comunicativo fue solicitar la participación de los y las agentes antirumores en entrevistas y reportajes de prensa escrita, radio, televisión e internet. Los medios se mostraron altamente interesados por las historias personales de implicación de las y los agentes. Es fantástico ver como han llegado a participar en programas de televisión en los que se ha llegado a desgranar el proyecto en 20 minutos de entrevista.

    La caja de herramientas que utilicemos para la acción antirumor debe estar abierta a la imaginación y a la innovación artística. Las herramientas tradicionales nos sirven: folletos, guías, manuales. Las relacionales son fundamentales: debates ciudadanos con metodologías diversas (charlas, mesas redondas, taller de futuro, world café…).¿Y si invitamos al colectivo artístico a sumarse a la estrategia?. Las redes sociales Facebook, Twitter, Youtube o Tuenti son nuestra mejores aliadas en la acción viral y un espacio virtual en el que agentes antirumores se pueden sentir empoderados para actuar.

    Los medios de comunicación, especialmente los públicos, representan un espacio de oportunidad para una acción antirumor socialmente responsable: informativos, debates, documentales, programas de humor… lanzamos el guante…

    Y…¿Por qué un loro como imagen de la campaña?

    Creemos que nuestra imagen del Lorito encarna muy bien la idea de alguien que se limita a repetir lo que escucha –los rumores- sin pensar en lo que dice. Nos ha gustado tanto y hemos visto que tenía tal aceptación que seguimos con ella en 2014.

    Estamos intrigados por el presente y futuro del proyecto, ¿nos puedes adelantar alguna iniciativa que vayáis a realizar en este año 2014?

    Bueno, es probable que estas líneas se publiquen cuando el primer grupo de formación de agentes antirumores haya iniciado ya el proceso en 2014 (la primera semana de mayo). Estamos impresionados con la buena acogida y la rápida formación de un grupo de 30 personas que va a iniciar el itinerario formativo. Debemos destacar la llegada de personas en franjas de edad muy diversas, remarcando la presencia de mujeres jóvenes y un significativo número de personas que acuden a titulo individual sin proceder de entidades sociales.

    La experiencia de 2013 nos permitió entender que los grados de implicación en el proyecto abarcan una horquilla muy amplia que va desde las personas que siguen más o menos anónimamente nuestras publicaciones en la web o en Facebook, pasando por las que deciden participar en el proyecto para recibir la formación exclusivamente, hasta las que se plantean objetivos transformadores marcados desarrollando activamente su papel de agentes antirumores.

    En ese sentido un paso más que interesante es el que dan aquellas personas que trasladan la filosofía del proyecto a sus asociaciones y comienzan a desarrollar sus propias acciones antirumores. Así nos lo demostraron el año pasado las personas de Utopian espacio de creación, EGIZU Getxo euskaldun, la Plataforma Inmigrantes de Getxo, o Aisi Bizia.

    Esta es la parte más visible, pero gracias a la proactividad de un buen número de agentes antirumores de 2014, hemos podido planificar nuevas acciones dirigidas a colectivos específicos como la juventud que se mueve en el entorno de asociaciones de ocio y tiempo libre (esperamos desarrollar unas convivencias antirumores); también estamos planificando acciones piloto en Centros Educativos bajo la metodología de los testimonios de personas inmigradas; esperamos poder hacernos un hueco en la Escuela de Empoderamiento para Mujeres de Getxo; y queremos vincular muy especialmente a los clubes deportivos de Getxo en la adhesión a los 10 Principios Antirumores y en acciones formativas.

    Uno de los retos más complicados es mantener y hacer crecer a una red de personas antirumores en nuestro pueblo, pero que tenga posibilidad de conectarse con las de otros pueblos y ciudades.

    En Euskadi tenemos iniciativas municipales y/o asociativas en Bilbao, Portugalete, Donostia, Zarauz, Tolosa, Hernani, SOS RACISMO, Harresiak Apurtuz, CEAR Euskadi, Caritas…A nivel estatal no sólo las ciudades con las que participamos en el proyecto de Open Society Foundations, muy cerca tenemos Alternativas en Pamplona.

    En definitiva, antirumores no es un producto a extinguir, es un proceso que continúa vivo y que tiene vocación de continuidad y consolidación, tal y como nos vienen demostrando las ciudades pioneras a las que hemos mirado (Barcelona, Santa Coloma de Gramenet…).

    Es muy significativo cómo en este momento 10 ciudades europeas participan de un proyecto antirumores promovido por el Consejo de Europa denominado Communication For Integration (C4I Antirumours) que mira con atención la experiencia desarrollada en Barcelona, Getxo, Fuenlabrada, Sabadell o el Cabildo de Tenerife.

    Por último y pregunta obligada, siendo este un blog sobre la Educación Social ¿Cuál sería la labor de los y las Educadoras Sociales para “parar” los rumores?

    Sin duda sois uno de los colectivos profesionales, junto con el profesorado del sistema educativo y las y los monitores de tiempo libre, con los que tenemos que desarrollar estrategias específicas.

    Es muy importante vuestra participación en procesos formativos por lo que podáis recibir de conocimientos y argumentos y por lo que podáis aportar de conocimientos, experiencias y habilidades al resto de las personas que participan.

    Fruto de ambas cosas, el efecto de bola de nieve será consustancial a vuestro trabajo en la medida en que sois prescriptores/as de opinión cualificados con los colectivos con los que trabajáis.

    Además “parar los rumores” no es algo que se haga única y exclusivamente desde el ejercicio de oposición al comentario o actitud prejuiciada, es un ejercicio de responsabilidad ciudadana que va más allá considerando al importancia de los mensajes que lanzamos desde nuestras posiciones, especialmente cuando somos profesionales de la intervención social.

    Pero también es muy importante estar abiertos a redefinir con vosotros y vosotras los objetivos, las metodologías, los materiales…además de que estemos muy atentos a las iniciativas propias que podáis proponer….

    “Antirumores no es un producto licenciado ni registrado, es código abierto puro, es una actitud y un ejercicio de responsabilidad ciudadana y cuantos más agentes tenga, mejor.”