Él/La educador/a social nace o se hace?

carnaval

Recientemente, al hilo de una futura publicación de un libriño sobre relatos de educación social que editará el CEESG, redactamos una breve historia autobiográfica sobre nuestra concepción embrionaria y relación de embelesamiento respecto a la mencionada e ínclita profesión.

Por motivos de confidencialidad y respeto a esa futura publicación, no descubriremos aquí su contenido, pero si su sugerente título. Una máxima que bien podría englobar y describir a buena parte de los profesionales que estudiamos o trabajamos en la acción social.

NO FUI YO, FUE ELLA: De cómo la educación social me buscó, me encontró y me atrapó, rezaba. Mucha miga y un trigal a cielo abierto para cosechar buenas reflexiones sobre este campo o materia en cuestión. Con ello, desentrañamos buena parte del enigma que en esta ocasión, y con motivo del #EdusoDay2014 y #DiaES, nos plantea el Colegio de Educadores/as Sociales de Catalunya (@CEESC). Nadie nace hecho o modelado, pero en la magía de la creación y el desarrollo también se intuye algo de reminiscencia, de innatismo o predisposición que en muchas de las ocasiones, nos ayuda a realizarnos, a conseguir nuestro fin y desarrollar nuestro ser. Algun@s encontramos muestras o retazos en nuestro baúl de los recuerdos infantiles, mientras que otr@s lo encuentran recorriendo un largo camino, su camino.

Para hoy, Jueves 2 de octubre, como día señalado, se nos había ocurrido brindar con otra reminiscencia (esta vez musicada) sobre qué es la educación social y que sensaciones, emociones o características nos ha aportado en su corta trayectoria existencial. Esperando que sea del agrado de tod@s, y festejando este también Carnaval de Blogs que organiza el CEESC. Pongan oido y disfruten …..

Llevas años enredada en mis manos,
en mi pelo, en mi cabeza

Y no puedo más, no puedo más.
Debería estar cansado de tus manos,
de tu pelo, de tus rarezas.
Pero quiero más, yo quiero más.

No puedo vivir sin ti, no hay manera,
no puedo estar sin ti, no hay manera.

Me dijistes que te irías, pero llevas en mi casa
toda la vida.

Se que no te iras, tu no te iras…

Comentarios

Comentarios