Todos los días son 8 de marzo

foto1

El 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer, una fecha de celebración por los logros conseguidos en la lucha por la igualdad de las mujeres, tanto a nivel social como económico, político, etc.

También se trata de un día de reivindicación, en el que se recuerdan los retos todavía pendientes: desde alcanzar la igualdad salarial a erradicar la violencia de género, pasando por incrementar la presencia femenina en órganos directivos, legislativos, políticos; terminar con los micromachismos y las violencias cotidianas que pueden pasar desapercibidas por normalizadas, fomentar la coeducación y el buen trato en la sociedad en general y especialmente en los currículos escolares, etc.

Queda mucho camino por recorrer para alcanzar la igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres y es un camino en el que toda la sociedad debe estar unida y donde la Educación Social es un pilar esencial: La perspectiva de género debe estar interiorizada e integrada en la práctica profesional de los/as Educadores/as Sociales, ya que serán sus transmisores/as, sensibilizando y concienciando sobre la necesidad de incorporar las aportaciones del feminismo en todos los ámbitos y contextos, evitando reproducir sesgos patriarcales en sus actuaciones, denunciando acciones discriminatorias, trabajando la educación en igualdad, el respeto, la ruptura de estereotipos y roles de género que perpetúan las desigualdades, etc.

Los datos de los últimos estudios con adolescentes indican que sobre el 13% de las chicas ve normales conductas de control, de insulto, de humillación, incluso coacciones o agresiones leves. Este es uno de los muchos motivos que hace imprescindible la incorporación de la figura del/a Educador/a Social en la educación formal: es esencial tanto ejerciendo sus funciones en proyectos y talleres concretos como trabajando transversalmente con todo el equipo del centro sobre temáticas diversas: educación en igualdad, prevención de conductas violentas, resolución pacífica de conflictos, buenos tratos, etc. o fomentando cauces de comunicación que mejoren la intervención entre los centros educativos, las familias y la comunidad.

Todavía queda mucho camino por recorrer, recorrámoslo juntos/as, todos/as estamos implicados/as en esto ADELANTE!

Artículo de la Trabajadora Social y estudiante de Educación Social Beatriz Gómez Gómez (@BeinhaOur)

Comentarios

Comentarios