DE PRESENCIAS Y AUSENCIAS #1

DE PRESENCIAS Y AUSENCIAS_1

Lo que voy a comentar aquí no es un discurso teórico sacado de la reflexión y el estudio de autores, años y años buceando en textos…. Es fruto de mi experiencia profesional, y de la reflexión compartida con muchas personas a lo largo de estos años. Sencillamente voy a contar un poco de mi experiencia
de unos cuantos años.

He trabajado tiempo de educadora, sin embargo, nada es casual, siempre he tenido la cabeza y el corazón en lo que les pasaba a nivel personal, a nivel de salud, a las personas con las que estaba. De la psicologia a la intervención social, y en la intervención social con mirada psico, con mirada emocional. Lo psicosocial, psicoeducativo, que curiosamente ahora está sobre la mesa (como nunca en jornadas y talleres, encuentros en los que sale esta palabra). Y todo esto situado en los barrios, en los contextos, en la comunidad.

Voy a hablar de los procesos que hacemos con las personas que viven situaciones de vulnerabilidad social, exclusión social. Y de los procesos que tienen que ver con lo personal, con reconstruir su historia, con lo psicoeducativo, psico- social, cercano a lo terapeútico en cuanto a estar mejor, recuperar salud, posibilidad, fuerza, futuro. bienestar, recuperar mi historia de tal manera que no sea bloqueo, sino impulso.

Tener en cuenta su historia vital y su momento actual, para seguir en la vida con otra mirada, CON OPORTUNIDAD DE CAMBIO. Y quiero hablar de este trabajo individual y grupal de reconstrucción, teniendo en cuenta los contextos como sanadores también.

Las personas

Estamos con personas que tienen experiencias de daño, ruptura emocional, que en muchos casos conlleva el título de enfermedad mental. Tienen mucha ausencia, de referentes adultos, de límites, orden, ritmo, de tranquilidad en casa, ausencia de capacidad de frustración, de estímulos y refuerzo, de experiencias de éxito, de refuerzo social, de éxito en lo escolar, en las relaciones, de relaciones de igualdad, de respeto y de respetar…..y mucha presencia.

Grandes supervivientes, fuerza, capacidades, ganas de cambio y mejora (aunque a veces muy oculta), risa, disfrute, agradecimiento aunque no expreso, emoción a tope, crisis y conflicto, angustias, violencia, alegría, humor… .

Creo que a veces no vemos ninguna de estas dos dimensiones, solo vemos conductas que no son legales, adecuadas, que no se corresponden con lo que se espera, que rompen con el estatus quo, que molestan al vecindario, a los recursos..

Las personas profesionales necesitamos estar PRESENTES PARA PODER VERLES, SENTIRLES. Para poder trabajar sus ausencias a través de su presencia y de la nuestra. Y para nosotras/os estar presentes necesitamos de emoción, no sólo de cabeza. Nuestra profesionalidad, para mi, se basa en un buen equilibrio a este nivel. En esta tensión, emoción es donde en mi opinión y experiencia se puede producir un encuentro significativo. Y desde luego, sólo desde aquí una posibilidad de cambio.

También nosotras/os profesionales tenemos que apropiarnos de lo que hacemos. Parece que sólo los protocolos de items recogen el trabajo. Pues no. Protocolicemos desde lo cualitativo, con rigor y responsabilidad.

Estibaliz Ruiz Moneo es educadora social y psicóloga en Erain Kooperatiba