ES*

IMG_4527

Hoy hace justo una semana de que mis compañeros de EducaBlog y yo desembarcásemos en la preciosa ciudad de Sevilla para asistir al VII Congreso de Educación Social. Hoy hace justo una semana que arrancaba el evento más importante dedicado a nuestra profesión, un espacio en el que nos sumergimos durante tres días para reflexionar en torno a una labor que, aunque parece que a algunos les sigue pareciendo joven, ya cuenta con un gran recorrido y, lo que es mejor, con mucho desarrollo por delante.

Ejes, ponencias, comunicaciones, conclusiones, talleres, etc… De las que sacar más o menos jugo, en función del emisor y del receptor. Pero, sobre todo, espacio de encuentro, de abrazos y de charlas; de conversaciones en pasillos que, como suele ocurrir en este tipo de eventos, suelen ser más productivos, al menos emocionalmente, para buena parte de los y las asistentes.

Hoy hace justo una semana que desembarcábamos en Sevilla, decía, y hoy aún sigo manteniendo frescos muchos recuerdos de lo acaecido durante aquellos días. En todo caso, no dedicaré este artículo a una crónica de lo vivido o a una exposición de lo aprehendido. Dicho cometido lo dejaremos para otros lugares. Hoy, simplemente, escribo estos tres párrafos para rememorar y, fundamentalmente, para introducir y compartir con todas vosotras y vosotros un regalo que nos trajimos de la capital hispalense en forma de poesía. Una poesía dedicada a la Educación Social, titulada ES*, escrita por la genial Begoña Escribano, que, a mi modo de ver, plasma de una forma bella lo que es este oficio y, por lo tanto, refleja, a su modo, mucho de lo acontecido en el mencionado evento. Gracias Bego y gracias a todos y todas las que seguimos encontrándonos en espacios como el del Congreso para, cada uno a su manera, seguir haciendo profesión.

ES*

ES rasgar una guitarra para acompañar canciones a una sola voz de 19 chavales entorno a una hoguera la noche de un sábado de mayo en medio de la montaña.

ES un cuarto de juegos que maquilla el último golpe recibido, y es el abrazo posterior, más fuerte si cabe, porque sabe que puede y lo hará de otra manera. Y también al padre, a la abuela y al hermano mayor en el que reflejarse y que últimamente va con malas compañías.

ES una perola de macarrones con salsa boloñesa que compartirán las 8 sillas alrededor de la mesa.

ES el pie que pisa la cabeza del monstruo sin entrañas en el fondo del pozo, y es ese el impulso para salir afuera.

ES el cruce de caminos paralelos que devuelven, a ratos, a la realidad.

ES la línea roja recordatoria de que tu libertad empieza y acaba, dónde empieza y acaba la del otro. Y es la única barrera, muro, alambrada o frontera que debiera existir.
ES un oído. ES mirar con tus ojos. ES una caja de pañuelos. ES una sonrisa de gratitud. ES la queja que abre puertas. ES posibilidad. ES un “no” y ES un “puede”. ES responsabilidad y corresponsabilidad. ES cambio. ES oportunidad. ES todo ésto y mucho más. Por eso soy ES.

*ES:
1. Educación Social.
2. Profesional que ejerce la Educación Social.
3. Serendipia por la que la que os habla ha hecho de la Educación Social, no su trabajo, ni su profesión, sino una forma de vida.

PD: la imagen que acompaña esta entrada es obra del ilustrador Hugo Manzano