PROPUESTAS DESDE LA EDUCACIÓN SOCIAL

PROPUESTA EDUCACIÓN SOCIAL_2

Siendo más o menos conscientes de ello, al ejercer como Educadores/as Sociales se está haciendo política: los componentes personales, culturales, ideológicos, sociopolíticos, relacionales, educativos, etc. están siempre presentes en la educación social. Si se quiere ejercer la profesión con calidad, rigor y profesionalidad, buscando procesos de cambio social, se debe incorporar la reflexión sobre la política en la práctica diaria: ¿cómo afecta la política en los distintos ámbitos en los que desarrolla sus funciones el/la Educador/a Social? ¿Cómo se puede intervenir para proponer soluciones? ¿Tienen en cuenta los/as políticos/as las propuestas, ideas, iniciativas… de Educadores/as Sociales de cara a futuros gobiernos?

En Galicia, en unos meses habrá elecciones autonómicas, y pensando sobre ello una cuestión comenzó a tomar forma en mi cabeza: ¿Y las propuestas desde la Educación Social?

La Educación Social abarca un montón de ámbitos (menores, mujeres, diversidad funcional, dependencia, formación, ocio y tiempo libre, etc.), muchos de ellos nombrados en los programas electorales de las formaciones políticas, con más o menos intensidad y más o menos preocupación.

Mucho se hizo en todos estos ámbitos, y muchísimo queda por hacerse. Estas son solo algunas propuestas “a bote pronto”, que habría que estudiar, trabajar y reflexionar en común: Respecto a los menores y la educación formal: es esencial, entre otros aspectos, que se tenga en cuenta la necesaria y urgente inclusión de la figura del Educador/a Social en los centros educativos (colegios, institutos); así como un pacto social y político por la educación (una educación de calidad, pública…); analizar la línea que se está marcando con los centros de protección y reforma de menores (externalizaciones, cierres…), etc.

Respecto a las mujeres y la violencia de género, la figura del Educador/a Social puede ser referente esencial durante todo el proceso, acompañando, informando, orientando, asesorando… Los Centros de Información a la Mujer deberían contar entre el personal mínimo exigido por Decreto con Educadores/as Sociales.

Mucho es el trabajo que se puede hacer desde la Educación Social en el ámbito de las personas mayores, dependencia, diversidad funcional…

La contextualización es esencial: puede que la intervención sea semejante, pero habrá muchos aspectos diferentes de trabajar en uno u otro ámbito, en uno u otro contexto (rural, urbano…): El rural tiene unas características muy concretas a tener en cuenta (despoblación, aislamiento…), si se discrimina lo urgente de lo importante, es esencial incluir en el principio de calidad de vida el derecho de “bien morir”, ya que la mayoría de la gente, lo que quiere es morir en su casa; y esa es otra veta muy importante para los/as Educadores/as Sociales: intervención en el domicilio, recursos de proximidad, etc. deberían fomentarse desde las administraciones, no solo desde el tercer sector.

En la base de todas esas funciones y tareas, en la base de la intervención socioeducativa, está el empoderar a las personas, hacerlas protagonistas de su camino, responsables de sus elecciones y decisiones, conscientes y críticas con lo que las rodea. Lo personal es político, y la Educación Social será reivindicativa o no será.

¿Y si desmigajamos propuestas concretas desde la Educación Social que plantear a los partidos políticos? Os animáis?

Beatriz Gómez (Trabajadora Social. Estudiante de Educación Social)

Comentarios

Comentarios