S.O.eSe otro Apr19

S.O.eSe otro

Hace unos días, una conocida, que trabaja como profesora en un centro escolar, me pidió consejo, sobre un alumno que le presentaba diversas problemáticas. Para que sea más ameno, lo presentaremos en forma de carta con las propias expresiones del menor. Querido diario: ¡Hola! me llamo “Fleky” y tengo 15 años. Mi vida desde pequeño ha sido “una puta mierda”. Tuve la mala suerte de nacer y además me tocaron en suerte unos padres incapaces de cuidarme, y que te voy a decir de educarme. Mi padre “el borrachuzo”, siempre estaba pegando y maltratando a mi “vieja”, la cual es una pobre mujer que no tuvo las agallas de separarse hasta hace bien poco. Ahora cada uno tiene su vida, pero siguen siendo los inútiles de siempre, que no tienen ni idea de tratar a un adolescente como yo. En este momento vivo en casa con mi madre y mi hermano mayor, hago lo que quiero y cuando no puedo ¡ya sé lo que tengo que hacer!, me he convertido en una persona díscola, mentirosa y manipuladora, pero a la vez soy cercano y agradable ¡vamos que me lo sé hacer!. Tanto en casa como en el cole tengo problemas, ¡ya sabes! me encanta la fiesta y la noche, botellón, cannabis y ahora me regalan “coca” ¡qué guay!, esto me trae conflictos en casa, ¡discuto y pierdo el respeto a “la vieja”!, también le robo y todo eso… Por dar “problemas”, me llevaron a donde “la listilla” de la psiquiatra. Se cree que me conoce, por verme 1h cada 15 días ¡como flipa!. Además la engaño como quiero, me da medicamentos que tomo cuando me sale de la polla, a veces porque estoy depre y… otras veces los vendo ¡la peña se mete de...

No Interesamos, No Somos Noticia...

Se avecina otra huelga de los centros de enseñanza concertada para los días 11,12 y 13 de Febrero. Ya tuvieron dos días alternos a finales del año pasado y sus demandas fueron desoídas por el Gobierno Vasco. Sus reivindicaciones van encaminadas hacía la equiparación con respecto a la enseñanza pública: – Igualar salarios, solicitan un aumento del 6% o 10%, según los casos. – Igualar el nº de horas impartidas a los educandos, solicitan tener más tiempo para preparar las clases (de 5 a 10 horas semanales menos delante de los alumnos, para hacernos una idea) Dicho esto, y siempre con la idea de que no puede haber tantas diferencias laborales cuando se desempeña el mismo trabajo, se me viene a la cabeza la comparación con las demandas que solo hace unos días realizábamos los profesionales concertados de la intervención social en Vizcaya (recordamos: 40% a 60% menos de salario, más de 100 horas anuales de diferencia, entre otras cosas) Las comparaciones son odiosas, pero es lo que hay. No es lo mismo 11.000 personas que pueden ir a la huelga que 2.400; no es lo mismo 6.000 personas en una manifa que 750; no es lo mismo cientos de miles de alumnos en sus casas que un puñado de usuarios (unos pocos miles) que no puedan ser atendidos; y así sucesivamente… A esto hay que añadir algo que no puede ser olvidado: nuestros usuarios, en general, son una carga para la sociedad. ¿A quién le importa si un día no toma la metadona un toxicómano?, ¿quién piensa en que una mujer maltratada no va a poder hablar ese día con la psicóloga?, ¿nadie se para a pensar como van a estar cuidados los menores en los centros de acogida los días de paro?…,...

No Comment!!

Esta es una nueva historia de cómo las instituciones y/o las administraciones cuentan con “los profesionales” de la educación social. Hace varias semanas un conocido mío (profesor de secundaria), hizo la típica visita a los juzgados de menores del municipio, en principio una salida como tantas otras que se hacen indistintamente por parte de los centros escolares. Al terminar la misma, les invitaron a los profes a asistir a una charla-conferencia, sobre centros-medidas-juicios… de menores. En dicha conferencia un miembro del Gobierno Vasco, expuso (al parecer muy interesantemente) todo lo concerniente a dicho tema. Además todo iba acompañado y adornado de eso que gusta tanto y que queda tan bien de cara al público (estadísticas, gráficos, fotos de los bonitos centros del GV, de lo bien que trabaja en este sentido el GV, de todo los objetivos que realizan y que cumplen ¡claro el GV!,…) No soy yo quien vaya a desmentir todo lo anterior, principalmente porque estoy seguro que los profesionales que allí trabajan, son eso profesionales, sin embargo sí me llama la atención un comentario de dicho personaje: Se le pregunta por parte de un profe asistente (que tiene en su aula, a un menor de un hogar de acogida de la red de la Diputación), ¿qué sucede con…? Sin embargo, antes de acabar la frase, se le interrumpe para decirle que NOSOTROS SOLO hablamos de NUESTROS CENTROS, NO nos metemos ni hablamos de los centros de las DIPUTACIONES. La respuesta puede parecer de lo más normal (un pacto de colegas entre instituciones “sólo hablamos de lo nuestro y punto”), pero, en mi modesta opinión, tiene también un trasfondo del que no se habla quizás por desconocimiento, dado que en los diferentes centros de las Diputaciones y los que dependen de estas,...

¡¡Aparcheando la ciudad!!...

Hoy vamos a contar con un nuevo colaborador en el Educablog. Su nombre o nick es Aitorziza. Se trata de un Educador Social que trabaja en un centro de menores y que ha decidido, supongo que como consecuencia de todas las semanas que llevamos de campañas, precampañas y demás parafernalia electoral, establecer un símil entre los parches que ponen los políticos a casi todas las cosas y los parches que, con cada vez mayor regularidad, aparecen en nuestra profesión. Pero mejor os dejo con el debut de Aitorziza y su ¡¡Aparcheando la ciudad!!. Se acercan la elecciones generales y todos los partidos políticos, empiezan a hacer un sin fin de promesas: ¡vamos a hacer esto!, ¡y nosotros lo otro!… Pero no os preocupéis, que este artículo no va sobre política, ¿o sí? Bueno lo dicho, estamos cansados de ver, escuchar y leer noticias de lo mal que se han hecho las cosas y de como a posteriori se van poniendo “parches”, para subsanar fallos o errores anteriores. Seguro que se os vienen enseguida varios ejemplos a la cabeza, pues bien en el caso de la educación social sucede lo mismo. Llevo varios años en esta maravillosa profesión y soy uno de esos afortunados que trabajan en algo que les gusta (en este caso en un hogar de menores); sin embargo, al cabo de todo este tiempo he ido bien como en este campo se toman decisiones a “toro pasado” y se va “parcheando” las cosas. El caso más sangrante es el de los “Menores Inmigrantes No Acompañados”. Llevo varios años observándolo desde la lejanía, como crece el nº de estos menores, el hacinamiento que sufren, la carencia de proyecto educativo en la mayoría de los casos…, y luego como las instituciones competentes toman las...